Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Richard Holbrooke, en estado crítico tras una cirugía

El enviado de EE UU para Afganistán sufrió un desgarro en la aorta

El hombre elegido por Barack Obama para representar a Estados Unidos en Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, seguía ayer internado en estado crítico en el hospital George Washington de la capital de Estados Unidos. Holbrooke, de 69 años, se sintió enfermo el pasado viernes mientras mantenía una reunión de trabajo en el Departamento de Estado con la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton. El diplomático fue capaz de abandonar la sede de Exteriores por su propio pie, pero el sábado el equipo médico tuvo que practicarle una operación de emergencia tras sufrir un desgarro en la aorta. Al veterano diplomático ya le habían detectado coágulos en el sistema sanguíneo con anterioridad.

"Se encuentra muy grave, su familia está con él", indicó el portavoz del Departamento de Estado, Philip J. Crowley.

Holbrooke viaja con regularidad a Asia central. Él es el responsable de que más de 1.000 diplomáticos y personal humanitario hayan sido desplegados en Afganistán para ayudar a construir instituciones civiles dentro de la nueva estrategia de Washington para la zona.

Artífice de los acuerdos de Dayton (Ohio) en 1995 que pusieron fin a la guerra de Bosnia, Holbrooke empezó su carrera diplomática en Vietnam como asistente de dos diferentes embajadores. A los 35 años, se convirtió en la persona más joven que nunca antes hubiera desempeñado el cargo de número dos del responsable para los Asuntos de Asia y el Pacífico. Holbrooke fue también embajador de EE UU ante Naciones Unidas y en Alemania.

El presidente Obama emitió ayer un comunicado en el que señalaba que había hablado por teléfono con la esposa de Holbrooke, Kati Marton, a la que comunicó que tanto Michelle como él estaban "rezando por Richard".

La secretaria de Estado y otros altos funcionarios, como el consejero de Seguridad Nacional, Tom Donilon, o el jefe del Estado Mayor, el almirante Mike Mullen, también se desplazaron durante el fin de semana al hospital para visitarle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de diciembre de 2010