Símbolos a la espera de los jueces

La retirada de gran parte de la abundante simbología franquista que aún existe en calles y edificios de A Coruña está aprobada y su aplicación avanza, aunque muy lentamente. Tres descendientes de colaboradores del Golpe de 1936 o de la dictadura han denunciado ante los tribunales al Ayuntamiento coruñés por retirarles todos los honores concedidos durante el franquismo.

Pendiente de sentencia están ahora mismo la retirada, ya efectuada, de la enorme estatua de Millán-Astray que lucía una pequeña plaza del centro de la ciudad. También un juez deberá pronunciarse sobre las dos demandas que planteó la familia de Juan Canalejo, una contra el acuerdo municipal y otra contra los expertos que asesoró al Ayuntamiento. Y los descendientes de otro militar franquista, el teniente coronel Teijeiro, también acudieron a la Justicia contra la decisión de retirar su nombre de una calle. Estos últimos ya perdieron un recurso judicial por considerar el juez que los nombres de las vías públicas es competencia municipal, no un problema de interpretación histórica.

La familia del falangista ha recurrido la retirada de honores
Más información
Los cuarteles ya no funcionan bajo el nombre del Caudillo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS