HABITACIONES

Un tigre bajo la mesa de billar

En tiempos de la Ley Seca, en el bar del hotel Nacional en La Habana uno podía ver a Buster Keaton o la duquesa de Windsor, o tropezarse con los gángsteres Lucky Luciano o Frank Costello. En el Raffles de Singapur, donde se alojaron Rudyard Kipling, Somerset Maugham y Joseph Conrad, la orquesta dejaba de tocar si alguien se aventuraba en la sala de baile sin ir de etiqueta; en 1902, un tigre se refugió bajo su mesa de billar y tuvo que ser abatido, una anécdota que hoy recuerdan sus cajas de cerillas. En el Winter Palace de Luxor (Egipto), lord Carnavon y Howard Carter, los descubridores de la tumba de Tutankamón, tenían su base de operaciones. En el Adlon de Berlín, escenario de la trama de Si los muertos no resucitan, la última novela de Philip Kerr ambientada en la Alemana nazi, firmó su primer contrato con el cine Greta Garbo. Desde que en el siglo XIX se inventó el concepto de "gran hotel", los Ritz, Palace, Savoy, Carlton sirvieron de decorados glamurosos o decadentes para apasionantes historias de escritores, corresponsales de guerra, políticos, espías, estrellas de cine... Las recoge, junto con abundante material gráfico, esta guía que recrea una época a través de sus hoteles.

La edad de oro de los grandes hoteles. Catherine Donzel. Lunwerg. 360 páginas. 29,50 euros.

Fachada del histórico Hotel del Coronado, abierto en 1888 en San Diego, California.
Fachada del histórico Hotel del Coronado, abierto en 1888 en San Diego, California.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Isidoro Merino

Redactor del diario EL PAÍS especializado en viajes y turismo. Ha desarrollado casi toda su carrera en el suplemento El Viajero. Antes colaboró como fotógrafo y redactor en Tentaciones, Diario 16, Cambio 16 y diversas revistas de viaje. Autor del libro Mil maneras estúpidas de morir por culpa de un animal (Planeta) y del blog El viajero astuto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS