Mueren 40 guardias de prisiones en un incendio forestal en Israel

Las víctimas viajaban en autobús para evacuar una cárcel

Al menos 40 personas murieron ayer al quedar atrapadas en un incendio forestal que se declaró en las inmediaciones de la ciudad de Haifa, al norte de Israel. Las víctimas trataban de evacuar a los reclusos de la prisión de Damon cuando el autobús en el que viajaban 50 guardias del centro penitenciario volcó y quedó atrapado por las llamas. Varias de las víctimas llamaron desesperadas a los equipos de emergencia advirtiendo del peligro que corrían.

Un portavoz de los bomberos indicó que las llamas recorrieron 1,5 kilómetros en menos de tres minutos. "El autobús no tuvo ninguna posibilidad. Trataron de escapar, pero se quemaron vivos. Fue una escena horrorosa". El portavoz de los bomberos añadió que el fuego se inició muy lejos de la carretera por la que viajaba el autobús, pero las llamas se expandieron de forma mucho más rápida de lo que se podía prever. Un árbol que cayó en medio de la carretera provocó el accidente, según las primeras investigaciones.

Se trata de la mayor catástrofe natural en los 62 años de historia del país
Más información
La comunidad internacional se moviliza para sofocar el peor incendio de la historia de Israel

"Nunca habíamos visto un desastre en esta escala", indicó el primer ministro, Benjamín Netanyahu. "Estamos reuniendo a todas las fuerzas del Estado para combatir este desastre, para rescatar a los heridos y para el fuego", añadió.

Más de 1.000 personas fueron evacuadas de los pueblos afectados por el incendio, conforme las llamas avanzaban a través del monte Carmelo, una zona de pinos y follaje denso azotada por los fuertes vientos que llegaban desde el Mediterráneo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Al ver que pasaban las horas y no había forma de domeñar el fuego, Netanyahu solicitó el envío de fuerzas adicionales a Grecia, Italia, Rusia y Chipre.

Al atardecer, Shimon Romach, uno de los máximos responsables del cuerpo de bomberos, indicó que la operación para cortar el fuego quedaría limitada a las fuerzas de tierra, ya que los aviones no podían operar en la oscuridad. "No creo que esto podamos controlarlo esta noche", añadió.

Anoche ya se habían destruido 2.800 hectáreas. Los medios israelíes indicaron que se trata del mayor fuego forestal registrado en los 62 años de historia de Israel. Algunos de los 500 presidiarios de la cárcel de Damon fueron trasladados a mediodía, cuando el fuego empezó a extenderse.

El autobús quedó completamente calcinado. Varias viviendas de las poblaciones vecinas fueron evacuadas, entre ellas el kibutz Bet Oren, un hotel, la Universidad de Haifa, la prisión de Damon y una aldea drusa.

Los cuerpos de algunas de las víctimas yacen en la carretera.
Los cuerpos de algunas de las víctimas yacen en la carretera.REUTERS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS