Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Tres años (y un mes) en nao

Cinco naves repetiran 500 años después el viaje alrededor del mundo de Elcano

Juan Sebastián Elcano regresó a Sevilla el 8 de septiembre de 1522. Era oficial de la Victoria, quinta embarcación de la flota que capitaneó Fernando de Magallanes para dar la vuelta al globo. La única que volvió, después de tres años y un mes de viaje, a la metrópoli. Transcurridos 500 años, cinco réplicas de las naos originales repetirán aquella gesta, a partir del 9 de agosto de 2019, durante 37 meses.

La Fundación sevillana Nao Victoria anunció ayer que ha iniciado el diseño de los barcos. Pretende ser fiel a la hazaña, pero adaptándose a los tiempos (viajarán mujeres) y a las necesidades tecnológicas (contarán con impulso eléctrico porque está prohibido salir a vela de un puerto). Como entonces, 243 tripulantes de una decena de países recorrerán, siempre a poniente, más de 32.000 millas náuticas, a bordo de la San Antonio, la Trinidad, la Concepción, la Santiago y la Victoria.

Las réplicas de los barcos contarán con energía solar y pila de combustible

Españoles, franceses, portugueses, griegos, italianos y holandeses, entre otros, visitarán los lugares por los que pasaron las naos originales y algunos más. "Hoy no se entendería un viaje así sin pasar por Nueva York o el Río de la Plata. Pero, en el concepto moderno de regiones, fue el primer proyecto europeo de la historia", afirmó ayer Juan Salas, presidente de la fundación.

"Desde Roma no se había hecho ninguna operación en la que se involucrasen tantos territorios", aseguró en un acto para presentar los actos del quinto centenario en el Archivo Central de Indias de Sevilla. La construcción de las naves dependerá de ayudas privadas y, dada la envergadura del proyecto, no se podrá realizar en los astilleros de la capital. Respecto a los apoyos, Salas recalcó que, de momento, "ninguno es andaluz". Misma estética, última generación en ingeniería naval: energía solar, almacenamiento mediante pila de combustible y reciclaje de residuos a bordo.

Salas no adelantó nada del presupuesto porque, en una década, la tecnología va a cambiar mucho", justificó. Tanto que ya espera contar con un sistema de navegación que aún es embrionario: el Galileo, un proyecto por satélite que la Unión Europea quiere implantar en 2014.

Para hacer las réplicas, la Fundación Nao Victoria trabaja en la creación de un centro integral de formación náutica. Un espacio, que rememorará a la antigua Escuela Náutica San Telmo de Sevilla, con escuelas taller y casas de oficio para jóvenes en riesgo de exclusión social. La idea de base, indicó Salas, es recuperar el oficio de carpintero de ribera, tradicional en la Sevilla de hace 500 años, cuando todas las expediciones marítimas salían de la enriquecida capital andaluza.

La fundación ha decidido impulsar el proyecto amparándose en un dato: el periplo de ida y vuelta a la capital andaluza de Elcano solo lo conoce el 5% de los sevillanos, según una encuesta entre los que se acercaron a conocer la réplica de la nao Victoria que se instaló en el puerto de la ciudad, hace dos años. Y eso que de aquella se descubrió el estrecho de Magallanes, los archipiélagos del Pacífico, los husos horarios y que la tierra es redonda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2010