Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVG cierra cinco delegaciones y deja de emitir los informativos locales

La medida supone el despido de al menos 25 trabajadores de la televisión

La dirección de TVG sorprendió ayer a sus trabajadores con el anuncio de una reorganización total de su modelo de informativos, que supone el cierre de cinco delegaciones territoriales y la ruptura con las productoras con las que se contrataba la información generada fuera de Santiago, en su mayoría vinculadas a periódicos locales. A partir de hoy, la televisión autonómica gallega pasa a gestionar directamente los medios técnicos y personales de cuatro de las cinco delegaciones que permanecerán abiertas. Los informativos locales se suspenden. De los más de 130 trabajadores afectados, en torno a 25 perderán el empleo.

La medida supone el cierre de los centros territoriales de Pontevedra, Ferrol, Burela, Oporto y Bruselas. La información de las dos primeras se cubrirá desde las delegaciones de Vigo y A Coruña, respectivamente, que serán las únicas que sobrevivan junto con las de Ourense, Lugo y Madrid. Es una decisión que conlleva el abandono de la externalización del servicio, implantado desde los orígenes del canal autonómico. La dirección de la compañía anunció que la delegación de Madrid, que gestionaba la productora del diario La Región, pasará a cubrirse "bajo una configuración íntegramente propia del ente público", aunque fuentes sindicales aseguraron que el servicio lo prestará la privada Quezán.

Desde su inauguración, TVG gestionó únicamente los servicios informativos centralizados en Santiago, mientras que en las delegaciones recurrió a empresas de producción, que aportaron medios técnicos y personales. La modificación aplica la Ley General de Comunicación Audiovisual, aprobada por el Congreso de los Diputados este mismo año, y que establece que las televisiones "no podrán ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos". Pero la compañía que dirige Alfonso Sánchez Izquierdo hace frente también a las constantes sentencias condenatorias por cesión ilegal de trabajadores, lo que obliga a TVG a asumir como propio el personal de las delegaciones.

Un total de 55 trabajadores de las delegaciones tienen sentencia firme que los considera personal de CRTVG, por lo que quedarán integrados definitivamente en la plantilla de la televisión autonómica. Otros 37 con sentencias favorables en primera instancia correrán la misma suerte, al menos según las previsiones de TVG, mientras que la peor parte de la remodelación se la llevarán los trabajadores que no presentaron recurso o los 15 que están pendientes de juicio o de sentencia, que inicialmente está previsto que se queden sin trabajo. La delegación más afectada será la de Madrid, donde quedarán en la calle 12 de sus 15 empleados.

Salvo la delegación de Bruselas, contratada con la productora Alice, el resto de las diez con que contaba hasta ahora TVG estaban cubiertas por empresas gallegas. Cuatro de ellas, vinculadas a los periódicos La Voz de Galicia, La Región y El Progreso, para las delegaciones de A Coruña, Madrid, Ourense y Lugo. La externalización de las delegaciones suponía un gasto anual de 11 millones de euros. Las más costosas eran las de Vigo, de la productora Faro (2,4 millones de euros), y de A Coruña, de Voz Audiovisual, de La Voz de Galicia (2,1 millones).

El comité intercentros criticó la falta de diálogo de la empresa con los trabajadores en la adopción de esta medida, que se ha acompañado de la contratación de guardas jurados para impedir el acceso a su puesto a los trabajadores afectados, según fuentes sindicales. El comité anunció que defenderá los derechos de los despedidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010