Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno fijará a la industria láctea un índice de precios a pagar al ganadero

El precio que reciben los ganaderos por litro de leche se regulará según se vendan los productos lácteos en el mercado. El decreto del Ministerio de Medio Ambiente -y que mostró ayer a los sindicatos agrarios- para que sea obligatoria la figura del contrato entre productores y empresas no recogerá un precio mínimo para evitar infringir las normas de competencia, en contra de lo que anunció en un primer momento la anterior ministra, Elena Espinosa. La forma de regular el dinero que reciben los ganaderos dependerá de un índice variable que seguirá los precios que marque el mercado en productos lácteos, como leche, queso o mantequilla, y otros factores, todavía por negociar, como los costes de producción.

Además, de esta opción, los ganaderos podrán pactar un precio fijo por un período de tiempo como, por ejemplo, un año. El contrato debe firmarse por acuerdo entre las dos partes y, siempre, con anterioridad al pago. Ahora, los ganaderos no saben cuánto recibirán por la leche hasta después de la recogida. "La decisión no la tomará el industrial en base a lo que quiere ganar, sino a cómo varía el mercado", explicó ayer el secretario general de Unións Agrarias, Roberto García.

Para asegurar que se cumplan los contratos, habrá un sistema de sanciones que se regularán en la futura ley de calidad alimentaria, aún en tramitación. La negociación del decreto está todavía abierta y a García le preocupa que Defensa de la Competencia "reviente el acuerdo" y que la norma sea obligatoria para todos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010