Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Ciudad Real niega que le pagasen obras en su casa

El denunciante reitera que hizo trabajos gratis en el domicilio de Rosa Romero

La alcaldesa de Ciudad de Real, la popular Rosa Romero, exhibió ayer facturas en una rueda de prensa para acreditar que pagó de su bolsillo la zona infantil que se hizo construir en su domicilio y para salir al paso así de la acusación del empresario y contratista municipal Jesús Rosado, dueño de la empresa Global Sports, que en una denuncia judicial aseguró haberle realizado unas obras en su casa para instalarlo, que nunca le abonó la regidora. En cambio, Romero afirmó ayer que fueron las firmas Viveros Jardiman y la juguetería La Mezquita las que le instalaron tal zona infantil en su domicilio el 26 de julio de 2010, trabajos de los que aseguró públicamente poseer facturas. Este diario solicitó por correo electrónico y teléfono a la alcaldía una copia de dichas facturas. No hubo respuesta de la regidora.

El empresario Jesús Rosado testifica hoy imputado por cohecho y falsedad

El empresario denunciante, que hoy comparece ante un juzgado de Ciudad Real no solo como acusador sino como imputado por sendos delitos de cohecho y falsedad, reiteró ayer a este diario que sus operarios realizaron trabajos previos, en torno a septiembre de 2009, en la vivienda de la alcaldesa para posibilitar la posterior ubicación de dichos juegos infantiles. Rosado afirmó tener testigos y pruebas de su aseveración. Este diario preguntó ayer, sin respuesta de la alcaldía, si la firma de Rosado, al margen de los trabajos y facturas citados por Romero en su comparecencia pública, le realizó algún tipo de obra en su casa y, en caso afirmativo, cómo le fue abonada. Tampoco hubo respuesta de la regidora.

El denunciante nunca ha sostenido en su relato de graves acusaciones contra el equipo municipal de Romero -cohechos, amaño de contratos, donativos al PP ilegales... -que el Ayuntamiento costease tales obras privadas de la regidora. Rosado sostiene que su firma realizó trabajos para instalar un jardín de juegos en casa de Romero, que cargos municipales le sugirieron facturar tal trabajo al Ayuntamiento, algo que no hizo, y que la regidora nunca abordó el pago de tales obras, por lo que se quedó sin cobrarlas.

La alcaldesa de Ciudad Real negó, desde el primer momento, tal regalo en especie del empresario, y así lo recogió este diario. Romero mostró ayer su indignación con el PSOE de Castilla-La Mancha y añadió: "Se está poniendo en tela de juego la honorabilidad de mi persona y familia, y lo último que me importa no es el rédito electoral, sino el daño que a mí, a mi marido, y a mis hijos se les quiere hacer. Esta es la mentira más gorda de la denuncia del empresario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010