Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ávila defiende las 'bodas' de las cajas para evitar su "muerte"

En el debate en el Parlamento andaluz ya entrada la noche de ayer sobre el sistema financiero andaluz se visualizaron dos posiciones: la de la oposición de PP e Izquierda Unida acusando al Gobierno socialista de estar en la inopia mientras las cajas cerraban acuerdos de integración con entidades foráneas; y la del consejero de Economía, Antonio Ávila, recordando lo obvio de que son los órganos de gobierno de las cajas los que deciden qué camino tomar, sin más interferencia. Lo que ocurre es que durante 12 años el PSOE ha defendido en su programa electoral la creación de una gran caja en la comunidad que diera respaldo a los proyectos estratégicos de Andalucía y ha diseñado en despachos tantas hojas de ruta y alianzas como eran posibles sin conseguir el gran objetivo, pese a tener el control político en ellas que sí lo hubiera permitido. Esta idea la defendió Griñán hace menos de cinco meses.

¿Qué ha pasado? Según Ávila, que la crisis económica y financiera es de tal magnitud que las cajas han tenido que "reaccionar" porque de no hacerlo hubiera supuesto su "sentencia de muerte". Y defendió las fusiones frías o SIP por el que han optado CajaGranada y Cajasol con entidades de fuera para reforzar su solvencia y eficiencia. Atrás quedan las palabras de este mismo Gobierno para que las cajas andaluzas se miren entre ellas, las advertencias de que no se autorizarían fusiones frías si no las capitaneaban o de que la fusión de Cajasol y Unicaja se haría "sí o sí" como dijo el PSOE.

Para la oposición lo que ha ocurrido no es sino un "fracaso" y un "fiasco" del Gobierno que ha "hecho dejación de responsabilidades", según el popular Antonio Sanz y demostrado su "incapacidad política", según Diego Valderas (IU). "Han pasado de la caja única a una única caja [Unicaja] o vamos camino de no tener ninguna", dijo Sanz.

El portavoz del PSOE en este debate fue el médico inmunólogo Antonio Núñez, cuando normalmente es un asunto que se reservan los primeros espadas socialistas.

Sanz dijo que aún estaba esperando la propuesta del Gobierno para consensuar la adaptación de la ley andaluza a la ley orgánica de cajas de ahorros y afirmó que el Gobierno lo plateaba hacer solo y por decreto ley. El consejero de Economía no despejó estas dudas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de noviembre de 2010