Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Córdoba en crisis espera a BBK

Empresarios y Ayuntamiento confían en que se reactive la economía y los sindicatos se pelean por el ajuste laboral - Hoy se produce la cesión de activos

La medianoche del pasado 21 de mayo fue un momento de dramáticos contrastes en Córdoba. Justo cuando estallaban los fuegos artificiales que inauguraban la Feria de la Salud (semana de fiesta mayor), el consejo de Cajasur se acababa de suicidar. Los representantes del Cabildo de la Catedral, fundador de la centenaria caja de ahorros, habían sumado mayoría de votos para rechazar la fusión con Unicaja. El Banco de España había advertido que, de rechazarse esta operación, intervendría. Y así lo hizo. Menos de dos meses después, BBK se hizo con la caja cordobesa, después de que el Banco de España la sacase a subasta.

La Asamblea General de Cajasur vota hoy la cesión de sus activos a la entidad vizcaína. Comienza la aventura de BBK en tierras andaluzas. ¿Cómo se vive en Córdoba este hecho? Tras la incredulidad inicial, se ha pasado a la expectativa por saber el rumbo de la entidad de la mano de BBK; la esperanza de que la nueva firma anime el penoso estado económico de la ciudad y la provincia; y, por último, algo de miedo, por el ajuste laboral que todos esperan.

El alcalde cordobés solicita a BBK que "empiece ya a dar vida a la ciudad"

Cajasur, con 18.000 millones de activos, dispone de una plantilla de 3.012 empleados, mientras que BBK, con 30.000 millones, cuenta con 2.430 trabajadores. El recorte parece inevitable en Córdoba, especialmente en los servicios centrales de Cajasur, donde hay más excedente de personal. La tensión no ha parado de crecer entre los sindicatos. Por un lado, CC OO, que tiene una representación minoritaria en la caja cordobesa, alerta de que los despidos podrían ser unos 900, lo que superaría los que se preveían con la frustrada fusión de Unicaja (564).

Aspromonte, el sindicato mayoritario (70% de representación), tradicionalmente ligado a las tesis del Cabildo y que votó a favor de la intervención del Banco de España, dice que la reducción será mucho menor y calcula el ajuste en 480 empleados. Detrás de esta lucha de cifras, se esconden las elecciones sindicales, a celebrar la semana que viene. BBK ha convocado el dos de diciembre a los sindicatos para empezar a hablar.

Mientras, el tejido empresarial espera que BBK comience a inyectar liquidez. "En primer lugar esperamos que la gran experiencia de la BBK ayude tanto a las pymes como a la reactivación y al reflotamiento del tejido productivo de la provincia que se ha visto enormemente mermado. Las empresas se han ido a pique", explica Luis Carreto, presidente de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO). La Confederación ya ha conseguido acuerdos con el director general de Cajasur nombrado por BBK, José Carlos Pla, lo que despierta esperanzas entre los empresarios.

Córdoba ha basado mucho su tejido productivo en los últimos años en la construcción, pero la crisis le ha golpeado de lleno y ha engordado el paro. Según la Encuesta de Población Activa de octubre, la provincia soporta un paro del 31,2%, el más alto de España. Uno de los mascarones del ladrillo cordobés, la empresa Noriega, ha solicitado el concurso voluntario de acreedores con 1.162 millones de euros de deuda.

En el momento de su intervención, la entidad cordobesa arrastraba 596 millones de pérdidas oficiales en 2009 y 114 millones acumulados en el primer trimestre de este año. Además, el Banco de España descubrió que los cajeros habían vuelto a maquillar sus cuentas y que, en realidad, la entidad cordobesa acumula 1.377 millones en créditos morosos.

Los números rojos no minaban sólo a la entidad por dentro, sino a toda la sociedad cordobesa, debido a los recortes en la Obra Social de Cajasur y a la desaparición de numerosos convenios. Por eso, el alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña, de IU, y también ex consejero expedientado de la caja, está impaciente por la llegada de BBK. "Este parón está siendo muy negativo para la ciudad, sobre todo en el crédito familia y las pymes. Pero también se ha notado en el apoyo al deporte y a la cultura, que se ha quedado paralizado. Necesitamos que la BBK comience a darle vida a la ciudad".

La cruz que arrastra Cajasur

La BBK no ha comprado una caja más. Cajasur ha sido singular en todos los aspectos. Especialmente, por el papel que ha jugado la Iglesia en su gestión. Las tres décadas de presidencia del cura Miguel Castillejo marcaron su futuro. Castillejo legó una entidad sobredimensionada: excesivamente expandida por el país, más allá de su territorio natural (Córdoba y Jaén, sobre todo); embarcada en peligrosos escarceos inmobiliarios y con una plantilla inflada y marcada por el nepotismo.

Sus herederos del Cabildo de Córdoba nunca supieron dirigir aquel cohete que se acercaba cada vez más al precipicio. Y cuando estuvieron a punto de caerse, empujados por la ruina económica, decidieron saltar al abismo, perder la caja y entregarla al Banco de España. Como excusa para negarse a la fusión con Unicaja, que les hubiese evitado semejante trance, argumentaron la preservación del mayor número de puestos de trabajo, el bien de su Obra Social y el de Córdoba misma. "Y eso es lo que esperamos que haga la BBK y con ella seguiremos trabajando en este sentido", señalan fuentes del Cabildo.

Eso no es óbice para que la Iglesia siga creyendo que se le debe dinero por la pérdida de una caja a la que ella llevó a la ruina. El martes pasado presentaron un contencioso-administrativo contra el Banco de España y la cesión de activos y pasivos de Cajasur a su nuevo dueño, la BBK. El Cabildo, que ha renunciado a pedir la suspensión de la asamblea de hoy, pide unos 20 millones por el patrimonio de Cajasur gestionado por la Iglesia y que fue intervenido. Además, la Iglesia reclama ser escuchada, como miembro fundador de Cajasur.

El Banco de España estipuló que la cesión global de todos los activos de Cajasur a BBK recibirá una contraprestación de 1 euro, a repartir entre las dos entidades fundadoras: Cabildo y la Diputación de Córdoba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de noviembre de 2010

Más información