Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los católicos del CEU insisten en el "laicismo agresivo"

Las palabras de Benedicto XVI sobre el "laicismo agresivo" en España están impulsando numerosas intervenciones en el Congreso Católicos y Vida Pública que se celebra este fin de semana en Madrid, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y la Fundación San Pablo-CEU. El propio nuncio del Papa en Madrid, el arzobispo Renzo Frattini, introdujo la preocupación en el discurso de apertura. "Los cristianos no buscan la hegemonía política y cultural, lo único que les mueve es la convicción de que Cristo es la piedra angular de toda construcción humana", dijo. Al congreso, bajo el título Arraigados en Cristo: firmes en la fe y en la misión, asisten unas 1.300 personas.

El presidente de la ACdP y del CEU, Alfredo Dagnino, fue más enérgico que el nuncio cuando definió los cauces de la laicidad: "No puede ser hostilidad para con el hecho religioso. La laicidad conlleva el imperativo del reconocimiento del valor positivo del cristianismo para el bien común, algo que también deben hacer el Estado y los poderes públicos", explicó.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco, que hoy preside la clausura, ya dejó clara su comunión con el juicio del Papa. "Estamos en el primer puesto del ranking de laicismo en el mundo en el terreno de la legislación sobre instituciones básicas para la vida del hombre como el matrimonio, la familia, el derecho a la vida. Ahí sí que nos hemos colocado a la cabeza de lo que podrían llamarse derivaciones o aspectos del laicismo radical".

Ya en materia del congreso cristiano, el presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación, el sacerdote Julián Carrón, en una intervención considerada por los organizadores como "estelar", insistió en la necesidad de superar el reduccionismo de contraer el alcance del cristianismo a una ética o a una doctrina. El cristianismo, dijo "no es ni una doctrina, ni una ética, ni un conjunto de nociones, ni una tradición, ni un rito. Es un acontecimiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 2010