La Reserva Federal hará un segundo test a la banca

Los grandes titanes de Wall Street quieren volver a dar dividendos a sus accionistas o recomprar acciones. Pero antes de eso, la Reserva Federal quiere que las entidades se sometan a una segunda prueba de estrés, que le servirá para determinar si sus balances están en condiciones de soportar pérdidas derivadas de una eventual situación adversa.

Al nuevo examen se someterán los 19 bancos que ya tuvieron que pasar las pruebas durante el periodo más intenso de la crisis, a comienzos de 2009. El anuncio se hace dos semanas después de que el banco central de EE UU reactivara la compra de deuda pública para relanzar la economía. Además, no es un secreto que la vivienda seguirá lastrando al sector financiero.

Las firmas deberán presentar a la Fed a comienzos del año próximo planes en los que detallen qué harán para hacer frente a posibles pérdidas, bajo determinados escenarios económicos que establece el propio banco central. Es decir, se trata de determinar que los bancos disponen de la estructura de capital adecuada para poder dar esos dividendos sin riesgos.

Esta segunda prueba de estrés responde, además, a los cambios derivados de la revisión del marco regulador del sistema financiero, que coloca a la Fed en el centro del régimen de supervisión, y a los parámetros sobre el colchón de capital que deben tener los bancos para protegerse de futuras crisis.

La primera prueba de estrés a la banca en EE UU permitió ganar la confianza del mercado. La Fed tiene la intención de repetir estas revisiones de forma periódica.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS