Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incertidumbre sobre el rescate a Irlanda pone en riesgo a Portugal

Lisboa sugiere que pedirá ayuda - Grecia culpa a Merkel de posibles quiebras - El BCE apunta a una inyección a los bancos de Dublín

La incertidumbre sobre el posible rescate europeo a Irlanda desató ayer un nuevo capítulo en la historia no escrita de la crisis de la deuda soberana de las economías más frágiles de la UE. El ministro portugués de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, reconoció ayer que existe un "riesgo elevado" de que Lisboa tenga que pedir ayuda al fondo de rescate europeo si prosigue esta situación. Y no por la situación en Portugal, aseguró, sino por el contagio en la zona euro. "No estamos ante un problema nacional, sino de problemas de Grecia, Portugal e Irlanda".

El Gobierno irlandés mantiene su indecisión sobre la petición de ayuda, aunque se están produciendo conversaciones con Bruselas sobre la situación de su deuda. El Banco Central Europeo (BCE) recordó ayer a Dublín que el fondo se puede activar para ayudar a los bancos irlandeses, verdaderos protagonistas de las turbulencias, ya que la deuda pública no es ahora el problema. El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, por su parte, acusó a Alemania de poner en riesgo de quiebra las economías de algunos países por su insistencia en penalizar a los bancos en supuestos casos de suspensión de pagos.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de noviembre de 2010