Entrevista:ALBERTO RUIZ-GALLARDÓN | Alcalde de Madrid

"En el próximo mandato restringiré el uso del coche en el centro histórico"

Lleva en la política más de la mitad de su vida (27 de sus 51 al borde de los 52 años) y ha pasado más tiempo en el Gobierno (15) que en la oposición (12). Cuenta Alberto Ruiz-Gallardón Jiménez, alcalde desde 2003, que ahora necesita un tercer mandato "para asegurar que los ciudadanos no pierdan ninguna de las conquistas que Madrid ha conseguido en estos años, porque ningún logro es vitalicio". Pero muchos creen que su tercer mandato, si vence en 2011, será muy efímero pues cuentan con que Mariano Rajoy le haga ministro si gana las elecciones generales de 2012.

Pregunta. Si sale elegido alcalde en 2011 y en 2012 se va al Gobierno central, ¿será un signo de que piensa más en usted que en sus electores y en los ciudadanos de Madrid?

"He pedido a la dirección nacional que Botella y Cobo repitan de dos y tres"
"Ana Botella tiene luz propia, hará con eficacia lo que se le encomiende"
"Al igual que ocurre en Londres o Nueva York, el centro no es lugar para coches"
"El hecho de que no haya recogida especial de hojas no merma el servicio"

Más información

Respuesta. Si de algo estoy orgulloso es de haber trabajado y cumplido todos mis compromisos donde he estado. Llevo mucho tiempo oyendo que mi paso por determinados espacios tiene un carácter provisional. Me lo dijeron cuando estaba en la Comunidad, y vi pasar a mi antecesor, Joaquín Leguina, a Cristina Almeida, y yo seguía allí...

P. ¿Mala suerte?

R. Al contrario, seguía porque le pedía a los electores poder seguir y me daban ese apoyo. Lo mismo me dijeron después en el Ayuntamiento y vi pasar a Trinidad Jiménez y a Miguel Sebastián... Todos pasaron y el que he permanecido soy yo. Si hay alguien que puede acreditar el cumplimiento de sus compromisos en la política de España y de Madrid, es Alberto Ruiz-Gallardón.

P. La ley establece que si el alcalde se va le sucede el número dos de la lista. ¿Cambiará a Ana Botella como número dos de su lista?

R. Ni al dos ni al tres. He pedido a Ana que continúe igual que se lo he pedido a Manuel Cobo. Y trasladaré a la dirección nacional del PP que repitamos los primeros tres de la lista.

P. Si Ana Botella se quedara de alcaldesa... ¿qué aportaría de bueno a la ciudad?

R. Ana Botella tiene todas las condiciones para realizar cualquier tarea que se le encomiende, es una extraordinaria teniente de alcalde, y cualquier responsabilidad que tenga que asumir en el futuro, la hará con eficacia y una enorme cercanía a los ciudadanos. Algo que muy poca gente conocía de ella. Sus adversarios la identificaron, desde un planteamiento machista, como la "mujer de", y cuando se le criticaba no era por su gestión sino por la acción política de su marido, en una actitud machista del PSOE. Pero los siete años que lleva trabajando han demostrado que es una persona con luz propia.

P. Usted ha recortado el dinero que dedicaba a limpieza. ¿Madrid está más sucio?

R. Madrid es una de las capitales españolas que más euros por habitante dedica a la limpieza. Simplemente determinados servicios complementarios, que no tienen otras ciudades españolas y europeas y que nosotros hemos tenido en determinadas zonas, en esta época de crisis no los vamos a mantener. El hecho de que no haya recogida especial de las hojas, sino que sea recogida por servicios generales de limpieza, es una diferencia, pero no es una merma de la calidad del servicio.

P. Si hubiera sabido que España sufriría la mayor crisis económica de su historia, ¿se habría embarcado en la obra de soterramiento de parte de la M-30?

R. Sí, porque en aquel momento teníamos capacidad presupuestaria para, sin subir la presión fiscal, abordar una obra de esa envergadura. Y precisamente porque hay infraestructuras de esa naturaleza, son estas las que han permitido a Madrid afrontar la crisis en mejores condiciones que otros espacios urbanos españoles para liderar la situación cuando superemos la crisis.

P. ¿Va a peatonalizar más calles de Madrid?

R. Sí. Vamos a ampliar el espacio del peatón. No significa nuevas peatonalizaciones completas.

P. Aceras más grandes.

R. Sí, y una disminución también del tránsito de vehículos, progresiva, que se acabará imponiendo en los centros históricos de las grandes ciudades europeas.

P. ¿Ha barajado en estos años prohibir o restringir el tráfico en el centro histórico de Madrid?

R. Sí. Hay dos razones, el diseño definitivo de la ciudad y las medidas coyunturales en el supuesto de que se produzca una concentración de emisiones contaminantes. Son dos casos distintos. Ya tenemos los protocolos aprobados. Si mañana se produjera un exceso de cualquiera de los contaminantes en una zona, inmediatamente procederíamos a una limitación o prohibición total del tráfico. Pero es coyuntural. En el diseño definitivo de la ciudad, y al igual que ocurre en Nueva York y Londres el centro no debe ser un espacio para que nos dirijamos a él en vehículo privado. Lo que significa que en el próximo mandato estableceremos un uso restrictivo para los residentes y solamente ocasional para los no residentes. Fundamentalmente en el centro histórico.

P. Se ha gastado 157 millones de euros en la remodelación del Palacio de Cibeles. ¿Es un despilfarro como dicen algunos, entre ellos Esperanza Aguirre?

R. En realidad se trata de menos presupuesto, son 124 millones, que apenas representan el 1,6% de las inversiones totales que el Ayuntamiento ha hecho en toda la ciudad desde 2004... A un coste, además, que se ajusta al precio de las rehabilitaciones de oficinas de tipo medio, y muy por debajo de otros edificios de la zona que también tienen una relevancia especial y que en los últimos años han sido recuperados por otras Administraciones y por la propia sociedad civil. Yo entiendo que no siempre una apuesta por un espacio cultural, que es lo que de verdad alberga el Palacio de Cibeles y lo que creo que centra la polémica -donde dos tercios de su superficie va a ser dedicada a actividades culturales y solo un tercio será ocupado por actividades de responsables políticos y funcionarios- pueda parecer una prioridad. Yo creo que sí lo es. El traslado a Cibeles fue una propuesta del PSOE, estaba en el programa de Trinidad Jiménez. No deja de sorprenderme que el hecho de aceptar una iniciativa del PSOE sea criticado por aquellos que lo propusieron.

P. Y también por Esperanza Aguirre, que lo considera un despilfarro.

R. No he oído esa declaración.

P. ¿Por qué no abren las bibliotecas los festivos?

R. Exclusivamente por una razón de presupuesto.

P. Si la situación económica cambia...

R. Si cambiara, podríamos abrir las bibliotecas los festivos, el metro por la noche, ampliar la prestación de servicios públicos.

P. El reclamo turístico de Madrid es "la ciudad que nunca duerme". ¿Por qué cierra de madrugada el metro?

R. Entre otras cosas, por razón de presupuesto. En las ocasiones extraordinarias en que lo hemos abierto, por ejemplo en la Noche en Blanco, el coste que el acuerdo con los sindicatos nos ha supuesto ha sido tan elevado que extenderlo ya no le digo a todos los días de la semana, sino al viernes y al sábado, es algo que excede nuestra capacidad presupuestaria. Además, la desproporción entre el reducido número potencial de usuarios y el elevadísimo coste que esta apertura tendría nos pondría ante el caso de un auténtico despilfarro de los recursos públicos. Por no hablar del hecho de que el mantenimiento del metro se hace sobre todo de noche. Pero existe un servicio nocturno de transporte público en superficie que cubre esta necesidad.

P. ¿Por qué ha tardado más en acondicionar la superficie de la parte soterrada de la M-30 que en enterrarla a base de túneles?

R. No es por dinero, sino porque convocamos un concurso internacional. Hicimos a nuestro buen saber y entender -quiero decir, al de nuestros ingenieros, como mi admirado Manuel Melis- la parte de infraestructuras, sin embargo, en la parte de la superficie no quisimos tomar esa decisión en exclusiva. Hicimos igual que con el eje Prado-Recoletos. Yo quise que participase la propia sociedad a través de un concurso internacional. Y convocar, resolver y fallar ese concurso ha llevado un tiempo. Pero los compromisos eran los mismos: terminarlos cada uno en la legislatura.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.
El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.GORKA LEJARCEGI.

"Con la ironía doy a entender la verdad"

En sus siete años de cohabitación con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el alcalde ha sufrido algunos desencuentros cuyos avatares se conocieron con todo lujo de detalles.

Hubo en estos siete años algunos actos públicos en los que coincidieron ambos dirigentes donde se juntaron más fotógrafos que en un Madrid-Barça para recoger la instantánea del beso tras una ruptura.

Hace algunos meses que la convivencia entre ambos parece normalizada.

Pregunta. ¿Es necesario el cinismo para gobernar?

Respuesta. No. De ninguna de las formas. La ironía, sí. Yo creo que en política, la única risa que es válida e inteligente es la risa de uno mismo.

P. ¿Cuántas veces ha mentido... o ironizado para referirse a su relación con Esperanza Aguirre?

R. Mentir nunca.

P. ¿Me está mintiendo ahora?

R. No. Mentir nunca. Ironizar, muchas. Pero cuando se utiliza la ironía, es una forma sutil de dar a entender la verdad.

P. ¿Le frustró conocer que la juez archivó el caso del espionaje político por agentes del Gobierno de Esperanza Aguirre a su vicealcalde, Manuel Cobo, pese a las pruebas acumuladas durante la investigación?

R. Me pareció admirable la actitud del vicealcalde como consecuencia de esa resolución. Decidió en ese momento hacer borrón y cuenta nueva, y por lo tanto, volver a eso ahora mismo, aunque sea para expresar un sentimiento, no añadiría nada a la decisión que entonces Manuel Cobo de una forma generosa adoptó de mirar hacia delante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50