ELECCIONES CATALANAS | Campaña electoral

Duran critica que la mayoría de los nacimientos son de inmigrantes

En cada campaña, CiU deja un hueco en su agenda para celebrar un acto de apoyo a la familia. "Es casi un clásico", bromeó ayer Artur Mas en un polideportivo de Banyoles (Girona) habilitado con juegos para niños. Como también lo es que en cada campaña, su socio, Josep Antoni Duran, invite a los catalanes de origen a tener más descendencia para que Cataluña "no tenga fecha de caducidad en el futuro". Ayer avisó de que la mayoría de niños que nacen son hijos de inmigrantes y que esa dinámica debe cambiar. "Así como vamos ahora no vamos bien", subrayó.

El democristiano dio, eso si, la bienvenida a todas esas criaturas, pero acto seguido alertó de que Cataluña tiene "un problema" al apuntar que en poblaciones como Roses, Palafrugell, Salt o Lloret, todas de Girona, más del 50% de los niños nacidos en los últimos tiempos son de madre extranjera. Por ello, Duran defendió que la Generalitat fomente la política de natalidad para que nadie se sienta maniatado si quiere procrear.

Más información

Mas está procurando no molestar a nadie para arañar votos de todos sus rivales. Sabe que si no falla alcanzará la Generalitat y va con pies de plomo. En su turno, burló la zanja abierta por Duran al hablar de inmigración. Sí elogió la función social de la familia como el paraguas en el que se ha cobijado mucha gente en esta crisis. Y la defendió también por razones pragmáticas: como garantía del Estado de bienestar y pago de las futuras pensiones. Mas recurrió a su guión de siempre: voluntad de apoyar esa política sin prometer nada porque teme que la caja esté vacía. En un estudiado tono "aburrido", se permitió una licencia: cargar contra el desembarco del PSOE y el PP: "Los dos quieren una Cataluña triste pero bien ordeñada y periférica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de noviembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50