Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS | Campaña electoral

El CIS enfría la euforia de CiU y los catalanes le piden un pacto con el PSC

Los ciudadanos rechazan repetir el tripartito, que no suma escaños suficientes

La campaña electoral de las elecciones catalanas del 28 de noviembre ha arrancado con todas las encuestas apuntando a un triunfo claro de CiU. La única duda es saber si llegará a los 68 escaños de la mayoría absoluta y, si no alcanza esa cifra, con quién podría pactar.

Pero el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hizo público ayer un sondeo que enfría las expectativas de CiU. Aunque da por hecha su holgada victoria, la sitúa lejos de la mayoría absoluta. La encuesta asegura que la candidatura de Artur Mas lograría 59 escaños, es decir, se quedaría a nueve de los 68 de la mayoría absoluta.

Lo mejor para CiU, no obstante, es que todas las combinaciones razonables para futuros Gobiernos pasarían necesariamente por él, porque los partidos que forman el actual tripartito (PSC, ERC e ICV) suman 60 escaños, es decir, ocho menos de los necesarios.

El sondeo muestra el deterioro de la imagen de Montilla y su Gobierno

CiU puede optar entre PSC, ERC y PP para llegar a la mayoría absoluta

Esa opción de Gobierno, que ha sido descartada ya expresamente por José Montilla, tiene un elevado nivel de rechazo entre los catalanes, según el sondeo oficial. El 37,8% desaprueba la gestión del presidente de la Generalitat, José Montilla, y el 55,3% la de su Ejecutivo.

Casi todos los datos del sondeo muestran un enorme desgaste del actual Gobierno autónomo y de su presidente. Los tres partidos que lo forman bajan notablemente, aunque el descenso es algo más amortiguado en el caso de ICV. La candidatura que encabeza el ex diputado Joan Herrera perdería solo un escaño. Su problema es que dejará de decidir y será el quinto partido, pero en todo caso en la oposición.

CiU tendría tres posibilidades de acuerdo para gobernar: con el PSC, con ERC y con el PP. Y en los tres casos esos pactos tendrían consecuencias directas en la política española. Si fuera con ERC, habría un Gobierno cuyo programa fundamental sería la recuperación o superación del nuevo Estatuto de Cataluña que quedó mutilado por la sentencia del Tribunal Constitucional, y el Ejecutivo central tendría que gestionarlo. Si pactara con el PP, se interpretaría como el principio de una futura colaboración si tras las elecciones generales Mariano Rajoy no llega a la mayoría absoluta.

La opción de la llamada sociovergencia (CiU y PSC) permitiría a José Luis Rodríguez Zapatero ampliar la base de su acuerdo de estabilidad, incorporando a los nacionalistas catalanes al acuerdo con PNV y CC. Ya lo intentó tras las anteriores catalanas. Este resultado de la encuesta del CIS es una buena noticia para Zapatero.

Entre las opciones de pacto, los catalanes prefieren el de CiU con PSC. Es la opción preferida por el 22,9%, seguida de cerca por la de CiU y ERC.

Estos resultados supondrían que la caída del PSC sería de cuatro diputados y, por tanto, las previsiones de debacle electoral quedan, al menos, atemperadas. El PP se quedaría igual que está o perdería un escaño, y no lograría arrebatarle a ERC el puesto de tercera fuerza política. Los independentistas quedarían con 15 o 16 escaños, cinco o seis menos que en las anteriores elecciones.

Mariano Rajoy sueña con un escenario que está muy lejos del que describe la encuesta del CIS, en el que CiU necesite al PP porque tenga menos diputados que la suma del tripartito y por tanto tenga que recurrir a los votos populares para aprobar casi cualquier cosa, como sucedió entre 1999 y 2003. De esa forma podría pensar en futuros acuerdos tras las generales de 2012. Ciutadans resiste y mantiene tres escaños.

Los datos que acaba de hacer públicos el CIS disipan la posibilidad de atomización o italianización del Parlamento catalán, porque con esos resultados no entraría ningún partido nuevo en la Cámara. No tendrían votos suficientes para obtener representación las nuevas formaciones independentistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de noviembre de 2010