Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguilar promete desatascar conflictos

Las relaciones entre los Gobiernos central y andaluz han discurrido de enfrentamiento en enfrentamiento en los últimos años en asuntos relacionados con la protección del medio ambiente y la agricultura y la pesca. La nueva ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, la cordobesa Rosa Aguilar, anunció ayer que en su agenda para los próximos 15 días tiene apuntada una reunión con el presidente de la Junta, José Antonio Griñán. El encuentro servirá para abordar todos los conflictos abiertos entre las dos administraciones, algunos "pendientes de resolver desde hace mucho tiempo", según reconoció ayer Aguilar, consejera andaluza de Obras Públicas hasta su incorporación al Gobierno central.

En esa lista se incluye el deslinde de Doñana, aprobado por el Ministerio y que la Junta ha anunciado que recurrirá en los tribunales si no se rebaja. Y también otros problemas como la solución definitiva a las balsas de fosfoyesos de Huelva, el traspaso de las competencias sobre los chiringuitos y el futuro del hotel levantado en el paraje del Algarrobico.

La cartera que ocupa Aguilar en tras su viaje madrileño exige manejarse con primor para mantener equilibrios entre las reclamaciones del sector primario y las pretensiones de los grupos ecologistas. Así ocurre con el atún rojo. Los ecologistas aprietan para que se endurezcan las restricciones y los pescadores para que las limitaciones no supongan la desaparición de las almadrabas. Pero Aguilar también tendrá que mantener otro tipo de equilibrios, porque en ese asunto del atún los intereses de los pescadores andaluces y catalanes no son los mismos. De momento, la Unión Europea se inclina ahora por reducir todavía más las capturas y por rebajar el tamaño de las flotas de cada país, algo que ya han rechazado España, Italia y Francia.

Tras la incorporación al Gobierno central de Rosa Aguilar, José Antonio Griñán reconoció que entre la anterior ministra, Elena Espinosa, y la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, existía "cierta dificultad de entendimiento". Los esperado es que esas dificultades se superen ahora también en asuntos como el nuevo tratado agrícola entre la Unión Europea y Marruecos, que los agricultores andaluces consideran demasiado laxo a la hora de permitir la entrada de productos del país norteafricano. La Junta se ha unido a los productores en este asunto y ha reclamado una política aduanera "mucho más agresiva".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 2010