Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Estilos

Una revista cada tres minutos

'Orsai' revoluciona el mercado sin haber publicado siquiera su primer número

Fue sin querer, sostiene él. Pero de repente, Hernán Casciari (Buenos Aires, 1971) empezó a ganar mucho dinero, "suficiente para dejar de trabajar". El periodista y escritor, que mantuvo hasta hace poco una columna en EL PAÍS y en La Nación, amontonaba billetes por los derechos de Más respeto, que soy tu madre, la blogonovela que escribió hace tiempo y que resultó un bombazo teatral en Argentina (ya la han visto un millón de personas). "Imagina, de cada una yo me llevo un 10%", remarca. Así que lo dejó todo, apartó 100.000 euros y montó el primer negocio que cualquier experto empresarial desaconsejaría: una revista de papel de 208 páginas, máxima calidad impresa, sin subvenciones y ni una sola publicidad. "Soy consciente que la mayoría de ojos está en los monitores, pero el papel es maravilloso. El problema es que la gente no sabe hacerlo", opina.

Casciari ha invertido 100.000 euros y se ha traído a un 'pizzero' de Argentina

Lo más sorprendente de este asunto es que nadie ha visto todavía cómo será Orsai, qué autores escribirán ni quiénes serán los 12 ilustradores que darán color a su edición trimestral. Sin embargo, a través de la web (orsai.es), ya han vendido 4.000 ejemplares en solo ocho días. Una revista cada tres minutos. Expertos del mundo editorial, como José Antonio Millán, lo han definido como un "acontecimiento". "Somos muchos los que echamos de menos las revistas como las de antes".

La distribución y el precio son otro capítulo. Mediante un formulario que se descarga en la web, los lectores pueden pedir a los libreros que traigan Orsai. Se venden packs de 10, y si no hay librerías en la zona, los lectores pueden convertirse en distribuidores comprando un pack. Solo se imprimirán las revistas que se hayan vendido: ni una más. Pero el plazo se cierra el 10 de diciembre. ¿El precio? En cada país es diferente: España, 16 euros; Argentina, 10; África, 7. Y Cuba, nada más y nada menos que cero. Ni siquiera pagan los gastos de envío. "La idea para fijar el precio era calcular el coste de 15 periódicos del sábado de cada país. Eso nos daba 22 euros en Japón, pero 0,006 euros en Cuba", explica Casciari. Ya han mandado a la isla 150 ejemplares. Además, tendrá una cuidadísima edición para iPad.

Orsai publicará periodismo narrativo y relatos. En la primera edición, que saldrá el 1 de enero, habrá una gran pieza del mexicano Juan Villoro o el reportaje de un periodista argentino que llegó a Barajas sin papeles simplemente para ser deportado y narrar "esas 36 horas en la cárcel estalinista en la que te encierran", según Casciari.

El proyecto consiste, básicamente, en hacer lo que les da la gana. La redacción consta de unas 20 personas, todas familia o amigos (con sueldo riesgo: si hay beneficios, cobran lo que pidan). Chiri, amigo de siempre de Casciari, es el jefe de redacción. "Todo este proyecto empezó en una conversación que tuvimos en una sobremesa. Chiri tenía una librería en Argentina y le invité a venir a mi pueblo (Sant Celoni) para hacer alguna cosa juntos. Y esto es lo que salió". Cuando se conocieron, ambos trabajaban en una revista argentina en Mercedes a la que solían llevar abundantes pizzas los días de cierre. Ahora han querido importar aquel agradable recuerdo y han convencido, atención, al pizzero Comequechu para que monte su local debajo de la nueva redacción. Ya ha llegado el horno de Argentina.

"Faltan proyectos nobles. Los que hay se basan en ganar mucho dinero, no en perderlo contentos, que es lo que hacemos nosotros", dice Casciari. A este paso, no parece que vaya a ser cierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de noviembre de 2010