Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El Papa visita Santiago y Barcelona

Barcelona blinda el acto restringiendo la circulación de coches y personas

Doce manzanas del entorno del templo se cierran para colocar 36.000 sillas

Barcelona blinda el acto restringiendo la circulación de coches y personas
EL PAÍS

Los alrededores de la Sagrada Familia empezaron ayer a notar las primeras restricciones por los dispositivos de la visita del Papa. Unos preparativos que alterarán -sobre todo el fin de semana- la vida de los residentes de 12 manzanas y de los que viven en la avenida de Gaudí. En las calles que rodean la Sagrada Familia y en la avenida de Gaudí hasta el hospital de Sant Pau se colocarán 36.000 sillas para los fieles que verán la ceremonia en pantallas gigantes. El coso de la plaza de toros Monumental también se habilitará para colocar 14.000 sillas más. Todos esos preparativos y la llegada de unos 400 autocares hace necesario el desplazamiento de mobiliario urbano y, sobre todo, el corte del tráfico.

El Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto retirar más de 500 contenedores -y almacenarlos en dos zonas de las proximidades- , anular 20 estaciones del bicing (alquiler de bicis) , modificar el recorrido de 13 líneas de autobuses del entorno del templo, anular la estación del metro de la Sagrada Familia -de dos líneas- y restringir el tráfico de vehículos de forma progresiva -solo se permitirá el paso de los coches de los residentes- hasta el mediodía del sábado. A partir de ese momento, no se podrá circular por ese perímetro. Tampoco los vecinos.

La Sagrada Familia cerrará el templo a las visitas el sábado a mediodía. Y a partir de entonces será cuando empezarán las restricciones más severas. A las siete de la mañana del domingo, la zona que rodea la Sagrada Familia quedará prácticamente blindada. Solo podrán moverse por ese perímetro los vecinos y comerciantes que se acrediten por medio de DNI u otros documentos oficiales. También lo podrán hacer con recibos de suministros. Las restricciones serán más ligeras -las líneas de autobuses afectadas se pararán al paso de la comitiva pero no se desviarán- a lo largo de los 3,5 kilómetros que realizará el papamóvil desde la avenida de la Catedral, en el centro histórico de la ciudad, hasta la Sagrada Familia.

Lo mismo ocurrirá con el entorno del colegio Nen Deu, en el barrio del Guinardò, al que se desplazará Benedicto XVI antes de ir al aeropuerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 2010