Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osakidetza corre con los gastos

La ciudadanía vasca desconoce el coste del tratamiento de sus dolencias - Los 241.369 pacientes atendidos en 2009 supusieron 1.037 millones para las arcas

En Euskadi la billetera sobra para ir al hospital o al centro de salud. Quizás porque la atención sanitaria es gratuita en el momento en que el paciente necesita ser atendido, se crea un espejismo de gratuidad que hace que los ciudadanos de esta comunidad autónoma ignoren cuánto está costando la atención que reciben. La media de gasto por proceso en la red general de Osakidetza está en 4.297 euros por cada uno de los 241.369 pacientes que fueron atendidos en 2009, lo que supuso el pasado año 1.037,46 millones de euros a las arcas públicas.

Que la sanidad pública no es barata no es un misterio, basta con echar un vistazo a los presupuestos del País Vasco: un tercio se destina a Sanidad, más en concreto 3.406,6 millones para 2011, de los 10.549,4 del total.

Las intervenciones en enfermos crónicos son 2.000 euros más caras

Cada operación de cataratas costó 1.113 euros y en 2009 se realizaron 17.246

Comer en el hospital puede suponer entre 4,4 y 8,6 euros diarios

Pero los usuarios de Osakidetza no conocen el precio de los procesos sanitarios y en Euskadi se ha descartado, por el momento, crear las que se conocen como facturas sombra, unos documentos informativos que detallan el coste de la atención que cada paciente ha recibido en los hospitales y los centros de salud y que ya ha puesto en marcha Andalucía. Otras comunidades autónomas también planean emitir estas facturas.

¿Cuál es el coste de los procesos sanitarios en Osakidetza? Según los datos del Servicio vasco de Salud de 2009, una operación de cataratas y todas las pruebas que esta cirugía requiere asciende a una media de 1.113 euros por paciente, lo que supuso el año pasado más de 19 millones de euros ante el elevado número de personas que pasaron por el quirófano debido a esta cuestión, 17.246. Este es el procedimiento más habitual de los más de 600 que Osakidetza realiza en el conjunto de su red. Los costes por procesos no sólo contabilizan la factura de las operaciones o las pruebas, sino también gastos como la luz, los salarios de los profesionales o el mantenimiento de los equipamientos, según explica la gerente del Hospital de Gorliz, Carmen Rodríguez.

Cuanto más grandes y más complejos son los centros sanitarios, más costosa es la intervención, por lo que existen diferencias entre distintos centros del mismo tipo y entre niveles asistenciales -atención primaria y atención especializada-. Esta es una de las razones de tratar de limitar la afluencia de pacientes a los hospitales, ya que si pueden ser atendidos en los centros de salud supone un ahorro.

Entre los procedimientos más habituales que se han realizado en Osakidetza en 2009, la mayoría están relacionados con pacientes agudos -con problemas de salud puntuales y con solución médica- o episodios agudos de pacientes con enfermedades crónicas. El más caro dentro de los 25 procesos más habituales es el de prótesis de cadera, con un coste por todo el proceso de 11.549 euros. Sin embargo, la mayor inversión, 34,3 millones de euros, se realiza para tratar trastornos respiratorios -con una media de 5.117 euros por persona-.

Un parto tiene un coste de 2.394 euros, 2.913 si existen complicaciones. Sanidad invierte 3.606 euros por cada cesárea que se realiza en el Servicio vasco de Salud, mientras que un aborto tiene un coste de 1.958 euros. Atender a un paciente con un infarto tiene un coste de 4.848 euros de media, aunque en los hospitales de enfermos crónicos esta intervención alcanza los 10.471 euros por persona.

Estos contrastan con los 48,39 millones de euros que se destinaron en los centros de media y larga estancia, a los procesos que se realizaron en 7.962 pacientes. Y es que la factura se vuelve más compleja y más costosa cuando se trata de pacientes crónicos. Es el eterno problema del sistema, sobre el que Sanidad está comenzando a trabajar poniendo en marcha diferentes medidas para que el sistema sea sostenible y se adapte a los cada vez más numerosos pacientes crónicos.

El coste medio por proceso en centros de media o larga estancia, como Leza, Gorliz o Santa Marina, asciende a 6.078 euros, cerca de 2.000 más que la media de intervenciones en toda la red. Las intervenciones son considerablemente más caras y los pacientes con estas características -al menos con una enfermedad incurable- acuden con más asiduidad al sistema sa-nitario. Por ello, esta pequeña parte de los pacientes supuso un coste total de procesos de 48,39 millones de euros en 2009.

El proceso más habitual en estos centros es la rehabilitación -como consecuencia de daño cerebral o traumatismos-, en la que se invirtieron 16 millones de euros, una media de 10.372 euros por persona. Una insuficiencia cardiaca con arritmia cuesta 6.557 euros, y una con shock 3.152. El tratamiento de neoplasias respiratorias supone 5.319 euros por cada paciente con este tipo de tumores, 500 euros menos que tratar un cáncer digestivo y 100 menos que uno de páncreas. En estos centros, tratar una neumonía en personas mayores de 17 años cuesta 2.918 euros.

Una consulta al médico de atención primaria no supera los 80 euros -en Euskadi la media de visitas está en ocho visitas anuales-, una radiografía está en torno a los 20 euros, pero pruebas como una resonancia magnética superan los 200.

Los costes por la atención de los pacientes en Osakidetza son diversos y los procesos incorporan múltiples variables. Un ejemplo claro es alimentación. La comida diaria, que incluye desayuno comida y cena, puede costar 4,46 euros por persona en el caso del Hospital Psiquiátrico de Álava, según indica el consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, en una respuesta parlamentaria.

Sin embargo, este coste puede ascender a los 8,64 euros, los que pagó el Hospital de Basurto en 2009 por cada uno de los 206.830 pacientes que precisaron de estos servicios. En la información remitida al Parlamento no se facilitan los costes de los menús del Hospital de Cruces, el más grande de Euskadi.

CATARATAS: "En una clínica privada costaba 700.000 pesetas"

Maria Dolores, una vitoriana de 60 años, asegura que 1.113 euros por una operación de cataratas "es mucho dinero, pero estamos hablando de salud", matiza. "Hace unos años en una clínica privada costaba 700.000 pesetas, una barbaridad", recalca otra mujer que se encuentra junto a ella.

El procedimiento para una cirugía es similar en todos los hospitales. El doctor José Alberdi, jefe de sección del polo anterior de Oftalmología del Hospital de Galdakao, explica que la intervención en sí misma no se prolonga durante más de 15 minutos y consiste en romper el cristalino e introducir en el ojo una lente intraocular. Tras dos horas en el hospital, el paciente vuelve a casa el mismo día y se somete a tres revisiones posteriores.

REHABILITACIÓN: "Ir al fisioterapeuta no cuesta nada... ¿no?"

Francisco José, un hombre sonriente que se acerca con muletas a la entrada de las consultas externas del Hospital Santiago, no da cifras al preguntarle cuánto cree que cuesta la rehabilitación: "Ir al fisio no cuesta nada... ¿no?". Carmen Rodríguez, gerente del Hospital de Górliz, explica que la rehabilitación de personas que necesitan recuperarse de fracturas, artrosis o problemas respiratorios y no necesitan estar hospitalizados cuesta menos de 10.000 euros, con una media de 22 sesiones. Sin embargo, otro casos como los de daño cerebral, traumatismos más graves o los grandes quemados requieren hospitalización y rehabilitación intensiva, con logopedas, fisioterapeutas y terapia ocupacional. En estos casos, la factura asciende a 10.372 euros de media.

PARTO: "Para un rico es poco; para un pobre, un año ahorrando"

Olga, una joven venezolana, pasea a su hijo de 14 meses por los aledaños de Txagorritxu. Abre mucho los ojos cuando se le pregunta cuánto calcula que cuesta un parto y asegura no saberlo. Pero tira por lo bajo. "No más de 1.500 euros", opina. Dar a luz supone a la sanidad pública 2.394 euros si es parto natural. Una cesárea asciende a 3.606 euros de media. ¿Es caro? "Para un rico no, es poco dinero, pero para un pobre es el dinero que ahorra en un año", reconoce.

El doctor Luis Fernández-Llebez, jefe de servicio de partos de Cruces, explica que un parto supone estar en el hospital en torno a dos días y medio. El proceso varía si es con anestesia o no y la única prueba complementaria que se realiza es un análisis de sangre a la mujer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de octubre de 2010

Más información