Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Posición Común y disidentes cubanos

A ninguno de los presos políticos cubanos puestos en libertad y venidos a España les he oído hablar de derechos humanos, pero sí piden que la Unión Europea mantenga la Posición Común -que básicamente restringe el intercambio comercial UE-Cuba y fue aconsejada por el ex presidente José María Aznar-. Se han echado en los brazos del Partido Popular que los lleva a Europa para que allí insistan en la idea de mantener la Posición Común.

Su liberación de las cárceles de aquel país se debe a los buenos oficios del ex ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, que como contrapartida a ese rasgo del Gobierno cubano, amén de otras medidas privatizadoras, empeñó su palabra para exponer en la Unión Europea la necesidad de terminar con la Posición Común, para mejorar algo la situación económica que sufre la isla.

Estos liberados, ¿tienen en cuenta la penuria económica que padecen los casi 12 millones de compatriotas suyos al abogar porque no cambie nada la Posición Común, atendiendo a los derechos humanos, o lo que pasa es que se identifican con el neoliberalismo que padecemos y en el que piensan incluirse?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 2010