Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En traje y con pedales

Elegante. Esta era la premisa de BiciCrítica. La asociación que recorre el último jueves de cada mes el centro de la capital para reivindicar el uso de la bicicleta. Ayer celebraba seis años de lucha por una ciudad más bicifriendly. Por eso, había que ir de etiqueta. Pocos lo hicieron pero Ramón Linaza, de 53 años, habitual de estas bicifestaciones no dudó en vestirse de gala. "Esto empezó el verano de 2004 con un recorrido nudista en bici. Luego un grupo nos juntamos en octubre y organizamos la primera BiciCrítica", recuerda. De la veintena de ciclistas que comenzaron han pasado a más de 2.000 participantes de ayer, según la Policía Municipal. "La ciudad ha mejorado porque hay más ciclistas y ahora se puede meter la bici en el metro pero el Plan de Movilidad, los carriles o el proyecto MyBici, paralizado por la crisis, están muy mal", concluye Linaza.

Durante el recorrido, de dos horas, la masa de ciclistas atravesó la ciudad ante los ojos sorprendidos, o indignados, según el caso, de los conductores. "Respetad a la chica que es la primera vez que viene", grita un joven que acompaña a su novia en sus primeras pedaladas. Le regaló la bici para que se moviera por la ciudad y es la tercera vez que la usa. Se ha acercado a la BiciCrítica porque se siente más cómoda recorriendo la ciudad acompañada de un pelotón. "Esto es maravilloso. Así sí que es posible ir en bici. ¡No me imagino esto en Palermo!", exclama Federico Patti, de 32 años, que visita Madrid con su esposa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de octubre de 2010