Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes presupuestarios de la Xunta son similares a los del Gobierno

Facenda proyecta una reducción de gasto corriente menor que la estatal

Aunque lo parezcan, en las grandes cifras no son tan distintos. La Xunta ha metido la tijera en los mismos capítulos de gasto que el Gobierno central en sus presupuestos, pese a que la retórica que acompaña a la presentación de las cuentas vaya por cerros distintos en ambos casos. Recortes y más recortes que básicamente se pagan con la bajada de los sueldos de los funcionarios y con un enorme descenso de las inversiones, directrices que ha defendido el Gobierno central para calmar a los mercados.

La evolución en los principales capítulos de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que la ministra Elena Salgado expuso el 19 de octubre incluso dan alguna sorpresa cuando se comparan con las previsiones de la Xunta. La reducción del gasto corriente, que Alberto Núñez Feijóo utiliza desde su llegada al poder como uno de sus grandes logros fruto de "hacer más con menos", caerá en Galicia el año que viene en 33 millones de euros, un 2,4%. La proyectada por el Gobierno en los PGE lo hace en un 3,7%, casi un punto y medio por encima.

Los ahorros en las nóminas, sin embargo, serán mayores para las arcas autonómicas "por el efecto de las mutualidades de funcionarios [Muface] y las retribuciones de las clases pasivas", explica desde Comisiones Obreras el economista Manuel Lago. En porcentaje, los gastos en el capítulo de personal caen en Galicia un 4,1% frente al 2,1% en los Presupuestos Generales. "En realidad será mayor por el efecto de la inflación", recuerdan los sindicatos.

Similar es el recorte de las inversiones, un 39% en los PGE frente a un 35% de las cuentas elaboradas por la Consellería de Facenda. Se excluyen, porque no tienen reflejo presupuestario real, las llamadas fórmulas de colaboración público-privadas, con las que la Xunta quiere amortiguar el descenso en 446 millones de euros de la partida de Política Territorial. Sin embargo, la experiencia de este año, donde, a falta de tres meses para el cierre del ejercicio no se ha captado ni el 10% del capital privado previsto por la anulación de la autovía Carballo-Berdoias, hacen temer que pueda repetirse el mismo escenario en 2011.

"Una vez que renuncias a incrementar los ingresos con una reforma fiscal, para mantener controlado el déficit el modelo de ajuste es el que es", advierten los economistas. No hay, por tanto, recetas mágicas, "pero la austeridad no es la palabra que define los presupuestos de la Xunta", matiza desde UGT Domingo Barros. El gabinete económico del sindicato recuerda que los presupuestos gallegos, con 1.177 millones de euros menos sobre el papel, "no van a servir para impulsar la salida de la crisis". Los gastos inútiles, dicen en UGT y CC OO, no se eliminan, "porque sigue habiendo servicios mal gestionados, chiringuitos, y se siguen pagando grandes salarios a los altos cargos". Dicho de otra manera, en proporción, la Administración costará el año que viene un poco más a los bolsillos de los gallegos.

La Xunta se defiende diciendo que los 9.708 millones del presupuesto, que se reduce un 10,8% frente al de este año, "contemplan una leve reorientación en las prioridades de gasto, manteniendo íntegras e incluso mejorando las prestaciones sociales en materia de sanidad, educación y asistencia social". Esa reorientación sacrifica las políticas de I+D, cuya partida se contrae un 15%, y la promoción del empleo, la niña mimada de las cuentas actuales. "En materia de promoción del empleo, los gastos que no son finalistas, los que dependen del criterio del Gobierno autónomo, caen un 8,4%, algo incongruente con la situación de contracción del empleo", resumen los sindicatos.

Peor lo tienen las partidas de cultura, deportes o vivienda, que pierden un tercio de su presupuesto actual, ya mermado.

El ajuste

- Gastos de personal. Los Presupuestos Generales del Estado contemplan una caída de esa partida del 2,1%. En las cuentas gallegas es del 4,1%

- Pago de la deuda. Las cuentas autonómicas dedicarán un 24% más al pago de intereses. El Estado un 18% más.

- Inversiones. La partida cae en Galicia de los 1.250 millones actuales a 804, un 35%, frente al 38% en los PGE. Se espera que el capital privado aporte 504 millones que la Xunta abonará en años venideros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 2010

Más información