La Fundación Balenciaga suma una deuda de 1,5 millones

La diputada de Cultura de Guipúzcoa, María Jesús Aranburu, desveló ayer que la Fundación Balenciaga arrastra unas deudas por valor de 1,5 millones de euros que deberá cubrir con la venta de dos locales de su patrimonio. La Diputación ha tenido conocimiento de la existencia de "desajustes económicos y organizativos" tras integrarse definitivamente en septiembre pasado, junto al Gobierno vasco, en el patronato de la fundación, de la que ya formaban parte el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Getaria.

La entrada de la institución foral y el Ejecutivo autonómico en el seno de la Fundación Balenciaga tenía como objetivo reconducir el proyecto de construir un museo en Getaria dedicado a la memoria del modisto nacido en la citada localidad, que partió de un presupuesto de seis millones de euros para la construcción del museo y se ha disparado hasta los 21 millones.

La fundación se ha visto implicada en numerosas dificultades para definir los contenidos museográficos del proyecto, que quedaron paralizados tras salir a la luz las graves irregularidades en la gestión imputadas a su anterior vicepresidente, el ex alcalde peneuvista de Getaria Mariano Camio, quien también ejerció como gerente de la sociedad Berroeta Aldamar, encargada de las obras. La Fiscalía acusa a Camio de llevar a cabo una gestión "gravemente dañosa" para la sociedad y la fundación, con el fin de "enriquecer" al arquitecto cubano Julían Argilagos, el segundo imputado, con quien mantenía una estrecha relación.

Inauguración en 2011

Aranburu explicó ayer en las Juntas Generales que los 1,5 millones de deuda descubiertos en la fundación están contraidos con la Kutxa. El agujero económico se cubrirá con la venta de dos locales de su propiedad, uno de pequeñas dimensiones ubicado en Getaria y otro destinado a un taller de restauración de trajes situado en Miramón (San Sebastián).

La diputada de Cultura también dio a conocer que el ritmo de las obras marcha conforme a los plazos previstos, lo que permitirá inaugurar el Museo Balenciaga en la primavera de 2011, diez años después de que se lanzara el proyecto bajo la forma de una fundación privada, con el patronazgo de los Reyes y la presencia entre sus patronos de personas de renombre como la reina Fabiola de Bélgica o el diseñador Paco Rabanne.

Una vez finalizadas las obras y antes de abrir las puertas del museo al público, quedarán por desarrollar las directrices del proyecto museológico y decidir el contenido concreto de las creaciones de Balenciaga que se expondrán en el mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de octubre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50