Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Ferrán deja abierta la sucesión

El ex dueño de Marsans fija para el 21 de diciembre las elecciones en la CEOE - Rosell, Banegas y Herrero exploran sus apoyos para decidir si se presentan

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, declinó el martes la invitación de ir al palco del Santiago Bernabéu a ver el partido Real Madrid-Milan para asistir a la cena a la que, muy cerca del estadio, le habían invitado los miembros del comité ejecutivo de la patronal que no son vicepresidentes. La reunión, a la que acudió un total de 18 responsables de organizaciones territoriales y sectoriales -sobre un total de 28-, sirvió para aclarar que el grueso de la organización quiere unas elecciones abiertas y democráticas y que no está dispuesto a aceptar que se elija un presidente por imposición entre los vicepresidentes y que se rompa el equilibrio existente entre las federaciones territoriales y sectoriales.

El jefe de la patronal cenó el martes con miembros del comité ejecutivo

Los trabajadores protestan contra el aún líder del empresariado

La cita, impulsada por el presidente de la patronal cántabra, Miguel Mirones, tuvo la repercusión que pretendía hasta el punto de que alguno de los vicepresidentes trató, una vez enterado de su existencia, de participar aunque sin éxito. Y ha sido lo suficientemente contundente para que haya tenido la repercusión que buscaba, empezando por la reacción de Díaz Ferrán, que, tras oír los puntos de vista que se pusieron encima la mesa, se inclinó definitivamente por no presentarse a la reelección que convocaría para el 21 de diciembre.

Es la primera vez que se produce una movilización de este tipo en la patronal, en la que las organizaciones de menor tamaño quieren poner de manifiesto que también quieren jugar su papel en la patronal y participar en el debate con voz propia. En ese sentido, los asistentes decidieron mantener este tipo de encuentros de forma periódica en el futuro.

En ese plano, van a tener un protagonismo muy activo en las próximas elecciones, ya que la posición que mantengan puede ser determinante para los candidatos que se presenten. De momento, en la junta directiva de ayer en la que Díaz Ferrán confirmó su decisión de convocarlas, solamente Santiago Herrero -presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA)- manifestó ante los presentes su disposición a presentarse. Sin embargo, ni Joan Rosell, recientemente reelegido presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, ni Jesús Banegas, presidente de la patronal de tecnología AETIC, los otros que en días pasados se han mostrado inclinados a optar a presidir la patronal, desvelaron sus intenciones.

Precisamente, en ese sentido, algunos miembros de la junta tacharon de precipitado el anuncio de Herrero de presentarse "cuando era el día para despedir a Díaz Ferrán", que, por cierto, no recibió ninguna petición para que reconsiderara su postura.

Las fuentes consultadas dan por seguro que en la primera fase de la carrera para la sucesión existen esas tres monturas claras, que son las de los tres citados. Pero ninguno de los tres destaca sobre los demás de forma clara, por lo que el proceso que se abre no está nada claro. En esa primera fase se puede producir un intento de consenso para que haya acuerdo entre ellos.

Sin embargo, la personalidad de los tres aventura dificultades para que se produzca, por lo que no se descarta que a lo largo del proceso -hasta ocho días antes de las elecciones se puede presentar una candidatura- surjan otros aspirantes. En ese revoltijo, pueden surgir Arturo Fernández, presidente de la poderosa CEIM madrileña y muy cercano a Díaz Ferrán, aunque en su entorno se asegura que apoya a Rosell, y el actual secretario general, José María Lacasa, que representa la línea oficial.

Lo que los miembros del comité ejecutivo dejaron claro en la cena del martes fue que en ningún momento aceptarían la incorporación de un candidato externo, haciendo mención a nombres como los de Manuel Pizarro y Javier Gómez-Navarro, extremo que ellos mismo se han encargado de rechazar.

"Ha habido gente que ha intentado en todo momento evitar unas elecciones, querían que Díaz Ferrán dimitiese y entonces, para cumplir los estatutos, los vicepresidentes deben escoger a unos de ellos por cooptación para acabar el mandato", explica uno de los vicepresidentes, quien agrega: "No se ha conseguido. Aquí va a haber elecciones".

En esta pugna, en manos de 230 organizaciones, no gana quien más simpatías despierta, sino quien menos recelos sea capaz de acumular y la madrileña CEIM, los empresarios valencianos y -obviamente- la catalana Fomento parecen abiertos a dar su apoyo a Rosell, según fuentes de una patronal territorial. Ni este, ni Herrero ni Banegas se lanzarán a la piscina sin agua, así que estas semanas servirán para medir fuerzas y su decisión de dar un paso al frente puede demorarse. "Nadie puede llegar a la presidencia sin el apoyo de las territoriales", explican fuentes de una de las organizaciones sectoriales, que ven a Herrero mal posicionado.

La cúpula de la CEOE prefiere un candidato único, aunque falta ver si se consigue en estas semanas de llamadas y reuniones, en resumen, de batalla electoral soterrada.

Díaz Ferrán dio ayer el pistoletazo de salida a ese proceso. Sus vicepresidentes le aplaudieron. Dijo en rueda de prensa que se iba por "motivos personales". "He intentando hacerlo lo mejor posible", afirmó, en referencia a la presidencia de la CEOE. El imperio turístico en torno a Marsans y Air Comet ha dejado miles de despidos, de acreedores y empleados sin cobrar su sueldo. Ha traspasado estos negocios en quiebra a un especialista de este tipo de procesos y puede ser considerado responsable de las suspensiones de pagos.

Mientras se despedía el patrón de patronos, varios de sus ex trabajadores protestaban a las puertas de la sede de la organización empresarial, y algunos le hicieron llegar una corona de flores, como si de un funeral se tratara.

El que aún es hoy máximo representante de la clase empresarial española dijo ayer que no se piensa jubilar y que su futuro no es otro que el de "seguir siendo empresario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de octubre de 2010