Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez del 'caso Tellería' acepta un anónimo para investigar a la Fiscalía

Zulueta quiere saber si Izaguirre facilita datos del sumario a periodistas

La juez Ana Jesús Zulueta, que atiende la denuncia contra ocho periodistas por la supuesta violación del secreto del sumario del caso Tellería -abierto tras el hallazgo en el ordenador personal del ex burukide del PNV alavés Aitor Tellería de informes personales redactados por dos ertzainas-, ha aceptado un anónimo enviado el pasado 4 de octubre a su juzgado, en el que se especula con un posible cruce de informaciones entre el Fiscal de la Audiencia de Álava, Josu Izaguirre, y varios periodistas.

El escrito fue recibido en sede judicial un día después de la comparecencia ante Zulueta de la última de los ocho periodistas que habían sido llamados a declarar en calidad de testigos. Inicialmente, estos informadores -3 de EL PAÍS, 3 de El Correo y 2 de El Mundo del País Vasco- fueron citados como imputados, aunque la juez atendió de manera parcial un recurso de la propia Fiscalía, al que se habían adherido algunas de las defensas, y rebajó la condición a testigos.

El denunciante da números de móviles y citas particulares de varias personas

En ninguna de las declaraciones de los ocho periodistas se desvelaron detalles sobre la obtención de las informaciones que habían sido publicadas por los tres periódicos en relación al caso Tellería. Las defensas de los tres imputados en la supuesta red de espionaje vieron así truncadas de entrada sus aspiraciones, aunque, sin embargo, no ocultaron su propósito de mantener abierta la investigación sobre la procedencia de las informaciones. A este idéntico propósito se unió la propia juez, como dejó constancia en su respuesta al recurso de la Fiscalía.

Paradójicamente, ha bastado la elaboración de un anónimo para que desde el Juzgado de Instrucción Número 2 de Vitoria se habilite una nueva oportunidad para investigar cómo se consiguen las informaciones sobre "supuestos delitos de corrupción" que se investigan en la Audiencia alavesa. Pero en esta ocasión, el autor del anónimo, que se autoproclama profesionalmente "ligado a los medios de comunicación" establece en su denuncia una relación directa entre cuatro periodistas -sólo una de ellos fue citada como testigo en el caso Tellería- y el Fiscal Jefe de la Audiencia de Álava, Josu Izaguirre.

En el anónimo aceptado por la juez, su autor exhibe un control de los movimientos personales del propio Izaguirre en sus supuestos contactos con periodistas, así como del contenido de varias llamadas y mensajes cruzados entre el Fiscal y otros informadores. Además, en su gesto de colaborar con la Justicia, el remitente del anónimo pone a disposición de la juez los números de los teléfonos móviles de tres periodistas. Eso sí, admite que "no dispongo en este momento del resto de números desde los que supuestamente se ha venido recibiendo la información bajo secreto de sumario".

La habilitación del fiscal Izaguirre como diana preferida es fácilmente apreciable en el contenido de este anónimo. Su autor, incluso, reconoce que "no me ha causado sorpresa alguna la actitud de la Fiscalía de intentar evitar que testifiquen las citadas personas". En realidad, sólo una de los periodistas ahora citados en este anónimo fueron denunciados el pasado mes de julio por los imputados en el caso Tellería y, por tanto, el resto jamás fue llamado a testificar.

La secretaria judicial del Juzgado de Instrucción Número 2 cursó el pasado 13 de octubre la diligencia de la admisión del anónimo a todas las partes representadas en el caso Tellería, cuya notificación quedó registrada ayer. A pesar de los días transcurridos desde que fue admitida la denuncia de la supuesta relación entre varios periodistas y el Fiscal Jefe de la Audiencia, en ningún momento llegó a conocerse su contenido.

Ahora se ha sabido que el anónimo se unirá a los autos relacionados con la denuncia interpuesta por Aitor Tellería y los ertzainas Carlos Lau y Jesús Acha. Y queda abierto un plazo de tres días para que pueda presentarse un recurso de reposición. Entre las partes representadas en este caso, consultadas ayer por este diario, se descartaba la interposición de un recurso habida cuenta de que el anónimo se unía a los autos.

En cuanto a la posible autoría del anónimo, todas las personas consultadas evitaron dar una conjetura como respuesta, aunque uno de los abogados reconoció, eso sí, su sorpresa "porque una vez más asistimos en Vitoria al seguimiento de los movimientos libres y particulares de las personas, que en este caso son periodistas y el propio fiscal y en otros eran políticos o empresarios". El denunciante parece hablar en nombre de un grupo ya que en su escrito comunica a la juez que "la mayoría de nosotros conocemos los hechos que están siendo investigados en el Juzgado de Instrucción Número 4 en relación a unos supuestos delitos de corrupción. Muchos de nosotros", añade, "venimos escuchando cómo se alardea de haber conseguido información desde el propio Palacio de Justicia".

Ibarra insta a no quebrantar el secreto de sumario

En el primer párrafo tras las salutaciones protocolarias de su primer discurso como presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) en la apertura del Año Judicial, Juan Luis Ibarra mandó ayer un explícito recado a los medios de comunicación, a quienes enseñó el camino profesional a seguir en sus informaciones relativas al tratamiento informativo de los sumarios que se encuentren bajo secreto. Fue una explícita recomendación que no pasó desapercibida para la mayoría de los asistentes a un acto, que abrió la consejera de Justicia, Idoia Mendia. Tampoco fue menos significativo el impacto del mensaje, como pudo comprobar el propio Ibarra mientras comentaba por algunos corrillos el contenido de su discurso.

El nuevo presidente del TSJPV aseguró que "para el éxito de su función institucional en una sociedad democrática, la prensa debe prescindir de las revelaciones indebidas obtenidas con quebranto del secreto de sumario". Esta alusión directa al tratamiento informativo sobre los sumarios bajo secreto, que fue recibido con cierta sorpresa, cobra especial importancia porque se produce apenas dos semanas después del cierre de las comparecencias de ocho periodistas ante una juez de Vitoria para que testificaran sobre la procedencia de los datos divulgados en torno al caso Tellería y que mereció la repulsa de la Federación de Asociaciones de Prensa de España (FAPE) y de los periodistas vascos. Entre los asistentes a este inicio del Año Judicial se encontraba Josu Izaguirre, Fiscal Jefe de la Audiencia de Álava, quien recurrió la decisión de la juez Ana Zulueta de imputar a ocho periodistas por informar sobre una supuesta red de espionaje en Vitoria.

Con anterioridad a su advertencia sobre el quebranto del secreto del sumario, Ibarra dijo que "resulta imprescindible que los medios de comunicación social satisfagan el derecho a comunicar y recibir libremente una información veraz sobre las resoluciones judiciales y sobre el proceso en sentido estricto".

A continuación, añadió que "no me olvido de que en la otra cara de la moneda se sitúa el inacabado camino que debemos seguir recorriendo los jueces y tribunales para adaptar las garantías del principio de publicidad procesal a una realidad contextual en la que la sociedad nos observa y evalúa de una manera preponderantemente mediática".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2010

Más información