Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Los primeros viajeros del AVE

El AVE absorberá 4 de cada 10 viajes Madrid-Valencia

El avión perderá el 55% de los pasajeros y ahorrará 21.000 millones de horas

El AVE que ayer ensayó su llegada a Valencia tendrá un impacto colosal en términos económicos, sociales y ambientales, según el estudio presentado por el Ministerio de Fomento. Entre las mareantes cifras del informe hay un dato que ayuda a entender la magnitud del cambio: cuatro de cada 10 desplazamientos entre Valencia y Madrid se harán en AVE, cuando el ferrocarril representa ahora el 10% de los trayectos.

El tren generará 136.000 nuevos empleos en el conjunto de los municipios a los que dará servicio, según el estudio elaborado por el Centro de Estudios Tomillo, que se sumarán a los 106.000 que ya ha generado directa e indirectamente durante su construcción.

El AVE absorberá el 55% de los 850.000 pasajeros que hoy utilizan el avión para viajar entre ambas ciudades y sustituirá a un 25% de los trayectos en coche. El automóvil seguirá siendo el principal medio de transporte, pero su hegemonía quedará debilitada: de representar el 78% de los desplazamientos pasará a representar el 48%. Las compañías aéreas serán las que más sufrirán: si los datos del estudio son correctos, el 13% de pasajeros que transportan ahora se verá reducido al 5,2%. El autobús, en cambio, saldrá ligeramente beneficiado: aumentará del 5% al 5,5% su cuota. No hay que olvidar que la entrada en servicio del AVE implicará la supresión de los Alaris, y aunque el precio de la alta velocidad sigue siendo una incógnita, nadie duda de que será más caro.

El tren transportará a 3,6 millones de personas en 2011, según Fomento

El coche perderá su hegemonía, al pasar del 78% al 48% de los desplazamientos

La alta velocidad evitará cada año la emisión de 842.000 toneladas de CO2

El volumen de negocio total de la construcción y el servicio del tren durante los primeros seis años de funcionamiento alcanzará una cifra cercana a los 22.000 millones. Fomento prevé, sin embargo, que lo mejor está por llegar. Y ello porque el volumen de negocio entre 2004 y 2010 (la etapa de su construcción) se estima en 10.372 millones de euros; y el que se espera para el periodo 2011-2016 es de 9.068 millones, a los que hay que sumar 2.551 millones por aumento de la productividad. En total: 11.619 millones.

Parte de esa mejora de la productividad provendrá del ahorro del tiempo de desplazamiento y del "distinto uso del tiempo" que una persona que viaje en AVE por motivos de negocio podrá hacer respecto a los que ahora se trasladan en automóvil o en avión, como por ejemplo utilizar el ordenador portátil con conexión a Internet (aunque, si no hay novedades, cada usuario deberá llevar la suya) o hablar por el teléfono móvil. El Centro de Estudios Tomillo calcula que entre ambos conceptos "se liberarán 21.000 millones de horas de trabajo" al año. Traducido monetariamente equivale a 408,5 millones de euros. O al 0,8% del Producto Interior Bruto valenciano.

Fomento espera que el tren transporte a 3,6 millones de personas en 2011 y que el número crezca ligeramente los dos años siguientes. Hasta ahora, el 68% de los usuarios de la línea Madrid-Valencia viaja por negocio. Con la entrada en servicio del AVE el porcentaje se elevará hasta el 81%.

El gasto anual de los viajeros de la línea se estima en 865 millones de euros. Las personas que se desplacen por negocios destinarán a alojamiento y restauración 86 de cada 100 euros que se gasten. Los que viajen por placer destinarán 30 de cada 100 euros a actividades de ocio y cultura. El volumen de negocio anual generado por la nueva línea alcanzará los 1.452 millones de euros. Y ese importe, llevado a puestos de trabajo, representa la creación de 21.813 empleos al año, siempre según el estudio, que lleva la firma de Juan Carlos Collado.

La alta velocidad evitará la emisión de 842.000 toneladas de CO2 al año, dado que es mucho menos contaminante que el avión y que el coche. Para hacerse una idea: la cantidad es parecida a la que libera a la atmósfera el consumo energético de una ciudad como Alicante (334.800 habitantes) en un periodo de seis años.

El AVE conectará en 95 minutos al 23% del PIB y al 19,2% de la población de España. El informe no detalla de qué parte del impacto se beneficiará Madrid y de cuál Valencia. La única referencia concreta es previsible: el tren abrirá oportunidades en el negocio hotelero, el transporte, la restauración y los servicios comerciales y de congresos.

Fomento y Generalitat: previsiones incomparables

El Ministerio de Fomento presentó ayer su informe sobre el impacto económico del AVE, coincidiendo con la llegada del ministro José Blanco a Valencia en el primer viaje en pruebas del tren. Lo acompañaba, entre otros, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps. La lucha por el protagonismo llevó, sin embargo, al Consell a presentar su propio estudio de impacto el viernes pasado.

Ambos estudios presentan algunas similitudes (por ejemplo en el efecto que tendrá sobre el resto de medios de transportes), alguna divergencia y, sobre todo, muchos datos difíciles de comparar. En primer lugar, porque el informe de la Generalitat no se limita a la línea Madrid-Valencia, que es la que entrará en funcionamiento el 18 de diciembre, sino que hace una estimación del impacto de la conexión entre la capital española y el conjunto de la Comunidad Valenciana.

El informe de la consultora Price Waterhouse Coopers para el Consell sí detalla, en cambio, los efectos que tendrá el AVE en suelo valenciano, porque ese es su ámbito de estudio. La previsión del Ministerio de Fomento (elaborada por el Centro de Estudios Tomillo) apunta a la creación de 136.000 empleos en el periodo 2011-2016. La Generalitat estima que se crearán 32.500 puestos de trabajo al año. Si se multiplica por seis, el resultado son 195.000 y solo valencianos (la previsión de Fomento incluye a Madrid y a Cuenca), si bien está basada en una estimación sobre el efecto del AVE en toda la comunidad autónoma.

Price Waterhouse Coopers calculó un impacto económico mínimo de 3.583 millones de euros para el conjunto de la alta velocidad por la Comunidad Valenciana y a lo largo de sus 40 años de vida útil de las infraestructuras. Al manejar variables distintas, la estimación del Gobierno valenciano es menor que la del Ejecutivo, que prevé un impacto de 11.600 millones de euros (entre lo que llama "volumen de negocio" y aumento de la productividad) solo durante los primeros seis años de funcionamiento del tren en la nueva línea.

El informe del Consell también estimó que el AVE traerá 790.000 viajeros más al año, mientras que Fomento prevé que se alcance la cifra total, entre idas y vueltas, de la línea Madrid-Valencia de 3,6 millones de pasajeros el primer año, lo que supondrá más que doblar el actual volumen de pasajeros que utiliza el ferrocarril entre ambas ciudades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2010

Más información