Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco lamenta la falta de cooperación de la Xunta

El ministro de Fomento, José Blanco, lamentó ayer las críticas y falta de colaboración de la Xunta durante la inauguración de las obras de la nueva terminal del aeropuerto vigués de Peinador, que tendrá el triple de superficie que la actual, unos 26.000 metros cuadrados, y capacidad para dar servicio a cuatro millones de viajeros al año, según indicó el propio Blanco.

Fomento destinará a esta obra 47,6 millones de euros, que sumados al coste de construcción de aparcamientos y otras actuaciones eleva a más de 100 millones de euros la inversión del Gobierno en el aeropuerto de Vigo. La nueva terminal, que construirá la UTE Constructora San José-Copasa, estará acabada en 2013, según las previsiones actuales, y permitirá a Vigo disponer de "un aeropuerto de primera".

Blanco, que también anunció que la próxima primavera comenzará la ampliación de la AP-9 en el puente de Rande, lamentó las críticas y falta de cooperación de la Xunta y reiteró sus garantías de que cumplirá los compromisos del Pacto del Obradoiro "más allá de las dificultades y chinitas en el camino que pone el Gobierno de Galicia", al que acusó de presentar una alegación al trazado del AVE que, de haberse aceptado, habría supuesto un retrado de dos años en las obras del tramo Lubián-Ourense. "Lo que preocupa a la Xunta no es que avancen las obras, sino que haya un ministro y un Gobierno comprometido con Galicia", afirmó.

Siguen los roces

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, calificó ayer como una "descripción respetuosa" la intervención, durante un acto institucional de Fomento, en la que el conselleiro Agustín Hernández criticó ante el ministro la falta de garantías para los plazos de las infraestructuras gallegas. "Hay que acostumbrarse a que el Gobierno de Galicia tenga como únicos objetivos defender los intereses de Galicia", dijo Feijóo, para quien las palabras de Hernández constituyeron una "crónica" y "nadie se debe molestar porque se haga una descripción respetuosa de la situación".

El episodio evidenció unos roces que ayer mantuvieron vivos tanto Feijóo como, previamente, Alfonso Rueda, que achacó los reproches "fuera de lugar" de Blanco a su "nerviosismo" por el resultado de las primarias de Madrid, o el PP local, que acusó al ministro de presentar solo las maquetas de un proyecto "que debería estar ya terminado" .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 2010