Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La lacra del dopaje

El ciclismo vuelve a asomarse al precipicio

Alberto Contador, que se arriesga a una sanción de dos años, asegura que su positivo en el Tour por una ínfima cantidad de clembuterol se debe a una carne que le llegó de Irún

Dos meses después del vibrante podio de París que compartieron Alberto Contador, Andy Schleck y Dennis Menchov, el ciclismo vuelve a las portadas por su cara más polémica, sacudido de nuevo por la sombra del dopaje. El caso se ha amplificado al máximo en esta ocasión porque el sospechoso de utilizar sustancias prohibidas es Alberto Contador, no solo el mejor ciclista del mundo y ganador de tres de los cuatro últimos Tours, sino también, a los 27 años, la cara de la esperanza del ciclismo mundial después del naufragio que supuso la Operación Puerto. Se supo ayer en Australia, durante los Mundiales de Geelong -Cancellara se impuso ayer en la prueba contrarreloj por cuarta vez; Luis León Sánchez fue séptimo-, que a Contador el laboratorio de Colonia le había encontrado clembuterol, un vetusto antiasmático con efectos anabolizantes y estimulantes, muy fácilmente detectable, en la orina, y el mundo se detuvo en la remota ciudad que acoge los Mundiales de ciclismo, el evento dejó de tener importancia, segundo o tercer plano. Después del shock, llegó la reconstrucción de lo sucedido. Llegaron las dudas.

La ley antidopaje dice que todo deportista es responsable de lo hallado en su orina

El control tuvo lugar el 21 de julio, el día de descanso del Tour en los Pirineos, la víspera del duelo decisivo con Andy Schleck. Contador conoció la noticia el 24 de agosto. El mismo día fue suspendido provisionalmente. La sanción prevista en el Código Mundial Antidopaje para un positivo con clembuterol, que figura en la lista en el apartado de anabolizantes, es de dos años. La suspensión llevaría aparejada la descalificación del Tour que ganó el 25 de julio.

No está tan claro, sin embargo, que todo eso le suceda a Contador, ganador también de los Tours de 2009 y 2007 y de la Vuelta y el Giro de 2008. Una declaración formal de dopaje pondría también en peligro el futuro del Saxo Bank, el equipo de Bjarne Riis que ha apostado todo su futuro en el fichaje de Contador y su grupo de apoyo. "Es una desgracia esta situación", dijo Riis, quien cree en la inocencia de su nuevo pupilo. "Solo podemos esperar, pero el clembuterol es un preparado muy antiguo que no tiene más que efectos secundarios".

"Hay que ser muy prudentes", dijo inmediatamente, y solicitando permanecer en el anonimato, uno de los mayores expertos científicos de la Unión Ciclista Internacional (UCI) en la lucha contra el dopaje. "Las cantidades de clembuterol halladas en su orina son tan, tan, tan bajas, que yo no me atrevería a hablar de dopaje". Contador habla de un solomillo de Irún contaminado, posibilidad real pues, como sabe muy bien la Guardia Civil encargada de luchar contra el fraude alimentario, es usual entre los ganaderos tramposos engordar el ganado con clembuterol, cuyo efecto anabolizante es el de aumentar artificialmente el tamaño de los músculos de los animales. El departamento de Sanidad de Guipúzcoa aseguró ayer a este diario que "hace años que no se ha producido ninguna intoxicación en humanos por esta sustancia y desde el año 99 no ha habido ninguna vaca intoxicada con clembuterol en Guipúzcoa", informa Kerman Romeo.

El laboratorio de Colonia, encargado del análisis, encontró 50 picogramos de clembuterol (equivalentes a 0,00000000005 gramos por mililitro de orina o 0,05 nanogramos) en la orina de Contador, y la cantidad le pareció, en efecto, tan pequeña tanto al laboratorio como a la propia UCI, que en vez de seguir el procedimiento habitual de comunicarle oficialmente el positivo analítico le hizo llegar la noticia de manera confidencial y privada, sin informar de ello a la federación española, como es preceptivo. Después, el 26, un representante de la UCI bajó hasta Puertollano para entrevistarse con el corredor. Desde el laboratorio le hicieron llegar, también de manera oficiosa, que creían que se trataba de una contaminación alimentaria, y desde la UCI le anunciaron que habían puesto en marcha una investigación más profunda, que podía llevar largo tiempo. Muy significativamente también, y más en unos tiempos en que los positivos se usan como arma arrojadiza entre instituciones y como instrumentos de chantaje, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), un organismo muy crítico habitualmente con la forma en que la UCI trata, a su juicio con bastante laxitud, los asuntos de dopaje, también apoya una investigación suplementaria .

Durante más de un mes, de manera discreta, el experto holandés Douwe Deboer, contratado por Contador, elaboró un informe en el que pone de manifiesto cómo en los controles de los días previos, el 19 y el 20 de julio, Colonia no halló ni el menor rastro de clembuterol en su orina y cómo el día siguiente al del control incriminatorio la cantidad era prácticamente la mitad a la mínima del día 21. Y recordaba que la vida media del clembuterol en la orina es de 36 horas, justamente, lo que cuadra con su argumento de que la noche del 20, su amigo y socio como organizador de la Vuelta a Castilla y León, José Luis López Cerrón, había llegado de visita al hotel de Pau en el que estaba alojado el Astana portando un rico solomillo que el cocinero del equipo, Paco Olaya, harto de la mala carne de los hoteles de Francia, le había pedido. Todo el equipo, salvo Vinokúrov, que, madrugador, se había comido su filete francés antes de que bajara a cenar el resto de sus compañeros, degustó el solomillo. Y la punta que sobró se la comió Contador el día siguiente, solo un par de horas antes de que los inspectores antidopaje se presentaran para efectuar un control justamente a Vinokúrov y Contador. De allí salieron los 50 picogramos del corredor español.

La filtración del análisis positivo por parte del laboratorio de Colonia a una televisión alemana ha precipitado, sin embargo, los acontecimientos y complicado una solución pactada.

El Tour emitió un comunicado anunciando que permanecía a la espera del resultado de las investigaciones puestas en marcha por la UCI y la AMA, que pueden desembocar en una reforma de la normativa antidopaje. El procedimiento jurídico puede, sin embargo, ser más largo y laberíntico que la investigación científica, según fuentes de la UCI. El escollo principal para Contador es la llamada cláusula de "estricta responsabilidad" que figura en el Código Mundial Antidopaje y según la cual todo deportistas es responsable de todo lo que se halla en su orina, aunque haya llegado a su organismo de forma involuntaria. Solo si demuestra con pruebas que la sustancia prohibida acabó en su cuerpo sin que él se la administrara voluntariamente, puede ser absuelto. Y la prueba más palpable de su inocencia, el sabroso solomillo de res ilegal, y presuntamente, engordada, desapareció en el momento de su consumo.

La federación española, hasta ayer totalmente huérfana de información sobre el problema, deberá en los próximos días abrir expediente sancionador a Contador y decidir sobre su suerte. Si la UCI no está de acuerdo con la decisión española, podrá recurrir ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

Cronología de un positivo

- 20 DE JULIO: Contador prueba la carne por primera vez en Pau. Tras mantener en la 16ª etapa entre Bagnères de Luchon y Pau (199,5 km) su ventaja de 8 segundos sobre su principal rival, el luxemburgués Andy Schleck, Alberto Contador y otros cuatro compañeros del equipo Astana cenan la carne que José Luis López Cerrón, director de la Vuelta a Castilla y León, compra en Irún. "Iba por la autopista cerca de San Sebastián y llamé a Paco Olalla, el cocinero del Astana, que me pidió solomillo. Me salí en Irún y me puse a callejear hasta que encontré una carnicería", explicó Cerrón.

- 21 DE JULIO: "La carne estaba muy tierna". La víspera de subir por segunda vez en tres días el Tourmalet, Contador pasa dos controles, uno de sangre por la mañana y otro de orina por la tarde. El español vuelve a comer, "por no desperdiciarla", una pieza de la misma carne, algo poco habitual en un día de descanso porque "engorda y no se quema", según él mismo apunta después. "Hice la carne en el autobús y solo la probaron los españoles. Alberto y Nozal dijeron que estaba muy tierna y que les encantaba", explica Olalla. Tres horas más tarde Contador pasa el control antidopaje junto a Vinokúrov.

- 22 DE JULIO: Contador salva el ataque de Schleck en el Tourmalet. Schleck se tiene que conformar con la victoria de etapa tras una hermosa pelea en la ascensión al col del Tourmalet, en la que dejan atrás al resto del pelotón. El corredor español decide no pelear por la etapa y mantiene sus 8 segundos de renta.

- 24 DE AGOSTO: la UCI comunica el positivo a Contador. La Unión Ciclista Internacional informa por primera vez al ciclista de los resultados del análisis de orina del 21 de julio. La sustancia detectada es clembuterol, empleada como broncodilatador y también para el engorde de ganado. La cantidad descubierta es "muy pequeña" (50 picogramos o 0,00000000005 gramos por mililitro), según apunta la propia UCI.

- 1.02 DEL 30 DE SEPTIEMBRE: El madrileño comunica su caso antes de que una televisión alemana lo haga oficial. El representante del corredor, Jacinto Vidarte, envía de madrugada un comunicado a los medios informando por primera vez del positivo y achacándolo a "una contaminación alimentaria". El tricampeón del Tour, y vencedor también de un Giro y una Vuelta, se adelanta a un medio germano al que se lo habían filtrado. La UCI, ya más avanzada la noche, interviene suspendiéndole "provisionalmente" por un "resultado analítico adverso". El organismo reclama más tiempo y "una mayor investigación científica antes de poder tomar alguna conclusión".

- 12.00 DEL 30 DE SEPTIEMBRE: El deportista da explicaciones en una multitudinaria rueda de prensa. El ciclista elige el hotel Las Artes de la localidad madrileña de Pinto, donde ha crecido, para dar su versión. "Soy víctima de una contaminación alimentaria. No puedo tolerar que haya una sanción, mi defensa son los controles tanto anteriores como posteriores que tengo. Esa es mi defensa y la verdad", proclama su inocencia en un encuentro con los periodistas que se alarga una hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2010

Más información