Crítica feroz del PP a la distinción de la Junta a las 'pelonas' del franquismo

Francisco Granados, 'número dos' de la Comunidad de Madrid: "Es de vómito"

El PP reaccionó ayer con una crítica feroz a la iniciativa de la Junta de indemnizar con 1.800 euros a las mujeres que sufrieron vejaciones durante la Guerra Civil y el franquismo, las conocidas como pelonas, que fueron rapadas y paseadas por las calles después de obligarlas a ingerir purgantes para vergüenza y mofa pública. El más duro fue el consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, quien dijo que se trata de una medida "vomitiva" y de las "más reprobables que ha visto nunca de un gobierno".

"Me parece mal que se tase la dignidad de una mujer en 1.800 euros. No creo que eso resarza el sufrimiento que hayan podido vivir. Me parece vomitivo. Hoy hay leyes de memoria que amparan a personas de todo tipo de daño moral o físico durante la Guerra Civil o el franquismo. Creo que eso está absolutamente superado, me parece de vómito", explicó el político, informa Europa Press.La secretaria general del PP nacional, Dolores de Cospedal, también arremetió contra la Junta y detectó en este reconocimiento una forma de "dividir por ideologías". "A las mujeres que hayan sido vejadas, maltratadas, violadas o amedrentadas de alguna manera hay que compensarlas. Lo que ocurre es que hay muchas mujeres, en la actualidad, que son objeto de violación, de maltrato y de vejaciones y no reciben esta indemnización", señaló.

Pizarro emplaza a Arenas a opinar sobre el decreto a las mujeres vejadas

El PP andaluz, sin embargo, pasó prácticamente de puntillas por la polémica. La portavoz del partido, Rosario Soto, señaló que ve "bien" que se cierren heridas, pero consideró que los "grandes esfuerzos presupuestarios" del Gobierno andaluz deben ir destinados a las "agresiones sociales" en la "Andalucía del siglo XXI".

El decreto que ha levantado tantas ampollas, sobre todo en el PP de más allá de Despeñaperros, pretende ser una medida de "reparación moral" para las mujeres que sufrieron vejaciones y que, al no existir expedientes administrativos ni judiciales, han quedado fuera de las normas genéricas de compensación a presos o fusilados, según explicó el martes el consejero de Gobernación, Luis Pizarro. Las mayoría de las posibles beneficiadas han muerto. De hecho, hasta ahora solo se habían localizado media docena de casos, muy difíciles de rastrear por el manto de silencio que ha cubierto durante tantos años estos castigos reservados exclusivamente a las mujeres, a la dignidad de las mujeres.

Pizarro admitió que la cuantía económica no es elevada, si bien la intención última es ofrecer una recompensa moral, un reconocimiento público, más que tasar en dinero su sufrimiento.

El consejero dijo ayer que la crítica de Cospedal es "la cara más reaccionaria" de la derecha española y emplazó al líder del PP andaluz, Javier Arenas, a pronunciarse. El portavoz parlamentario socialista, Mario Jiménez, señaló que el PP muestra una actitud "acomplejada" respecto a la memoria histórica por lo que "nunca va a parecer que ha hecho la transición mientras no se quite estos complejos". Aseguró que, tras 30 años de democracia, el PP "debería hacerse quitar la vinculación de la derecha con la que gobernó España en la dictadura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de septiembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50