Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wifi gratuito en el 60% de los autobuses urbanos

Está previsto que en abril de 2011 el servicio esté disponible en todos los vehículos de la red de la EMT

La Plaza Mayor y la de Olavide fueron las primeras en estrenar la licencia de Internet sin hilos (wifi, en inglés) en Madrid. El pasado 15 de junio el Ayuntamiento recibió el visto bueno de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para que, como administración pública, diese acceso a Internet sin necesidad de pago por parte de los ciudadanos. Algo que desde hace años se usa en París, Roma y Nueva York.

La luz verde de la CMT, que permite dar conexión gratis siempre que no se llegue a viviendas y la velocidad no supere los 256 kilobites por segundo, ha permitido dotar a los autobuses públicos de esta tecnología.

Madrid no es la primera ciudad de España en ofrecer este servicio. En Málaga estuvo disponible hasta que la CMT sancionó con 300.000 euros en febrero Ayuntamiento por explotar sin permiso una red pública wifi.

El Ayuntamiento tiene el permiso de la Comisión de las Telecomunicaciones

El servicio tiene vetadas algunas webs por su contenido ofensivo

A las tres de la tarde de ayer comenzó la apertura de la red que todavía no está disponible en todos los autobuses de la ciudad. En los de color rojo, por ejemplo, los más antiguos, no se instalará, sino que se esperará a renovar la flota para que los nuevos lo traigan desde el principio. Está previsto que el servicio alcance a la totalidad de los vehículos en abril de 2011.

El 60% de los 2.000 autobuses que integran la flota ofrecen desde ayer acceso a Internet. Para identificar los que proveen del servicio hay que fijarse, primero, en que el autobús sea azul, y después en que tenga una pegatina distintiva. Aunque todavía no se han puesto todas. Desde la EMT insisten en que la prueba para saber si hay wifi es fijarse en las cámaras de seguridad. Si tiene cámara, tiene red.

Precisamente, así nació este servicio. El Ayuntamiento quiso reforzar la seguridad con cámaras en los autobuses. Para la emisión de imágenes era necesario usar Internet. Lo que hizo falta fue una empresa dispuesta a costear la instalación y a patrocinarlo."No solo no cuesta un dinero a los madrileños", explican desde la EMT, sino que Gowex paga al Ayuntamiento por ello". En el centro de la capital resulta fácil encontrar rutas con conexión. En un recorrido realizado ayer por la tarde este periódico pudo comprobar que se podía navegar sin ningún problema en varios de los puntos más concurridos de la ciudad.

En la calle de Alcalá las líneas 77, 113, 38 y 12 compartían conexión sin problemas. Lo mismo pasaba en la plaza de Manuel Becerra con los autobuses 43, 156, 143 y C1. En Ortega y Gasset falló un 74. El siguiente operaba normalmente a la altura de Serrano. Lo mismo que el 51, casi en Cibeles. El 5 ofrecía sus servicios en Colón.

El 45, de color rojo, que pasaba por Recoletos no estaba entre los elegidos. La misma ruta, pero realizada con un vehículo más moderno, sí cumplía la promesa de acceso a la red a la altura del General Martínez Campos. El intercambiador de Nuevos Ministerios era un verdadero nido de wifi: la del 7, la del 45 y la del 150. Un poco más al norte, el 27 cumplía a la altura de la plaza de Cuzco. Igual que el 178 en La Paz.

Madrid se suma con esta iniciativa a las capitales pioneras en ofrecer este tipo de servicio. En Nueva York algunas rutas también ofrecen wifi. Igual sucede en Singapur. Desde hace años los autocares que transportan a los empleados de Google a la sede de Mountain View tienen este servicio.

En España hay varias experiencias, pero de distinta naturaleza. En Málaga se pedía un registro previo y sólo se podía en 10 vehículos de toda la flota. Los autobuses privados de Alsa, en su clase Supra, también presumen de hacer los viajes más llevaderos gracias a la red.

En el servicio que ofrecen ahora los autobuses urbanos de Madrid hay ciertas restricciones. Aunque no lo ponen en ningún lado del autobús, el servicio cuenta con algunas webs vetadas: las que publican contenido para adultos u ofensivo -poco apropiado para consultarlo públicamente- y las dedicadas al juego y las apuestas deportivas. El limitado ancho de banda tampoco soporta la descarga de contenidos en P2P, vídeos o canciones. Aunque tampoco se echa en falta, dada la duración de los trayectos.

El subdirector de Tecnología de la EMT, Enrique Diego, aprovechó el estreno para mostrar una nueva aplicación para móviles adaptada para iPhone, iPad, dispositivos Symbian con Java, Windows Mobile y Android a partir de la versión 2.0. Los usuarios de autobuses urbanos contarán así con una herramienta oficial para móviles, a diferencia de los usuarios de Metro. A primeros de año la empresa iPhoneDroid creó, con intención de darse a conocer, una aplicación para iPhone con el mapa del Metro de Madrid. Se dirigieron a la Comunidad de Madrid para ofrecerles convertir su creación en la oficial. No tuvieron respuesta. Ni suerte.

La aplicación de la EMT para iPhone destaca por añadir un servicio de realidad aumentada, muy útil para saber no sólo dónde está la parada más cercana, sino también qué tenemos alrededor. Se señala al lugar con la cámara y la herramienta lo reconoce. Algo que puede resultar muy útil para que los turistas identifiquen los monumentos y conozcan su historia. De hecho, de las 60.000 descargas que tuvo la versión anterior del programa en iPhone, 7.000 se hicieron desde el extranjero.

Cómo conectarse

- Conectar el detector de wifi en el móvil, iPad u ordenador portátil.

- De las múltiples redes urbanas que aparecen hay que escoger la identificada como EMT_Madrid. Aparece sin candado.

- Aceptar los términos de uso y ver una página que indica que se está conectando gracias a un servicio patrocinado por la empresa Gowex.

- Comenzar a navegar o consultar el correo normalmente.

- Al bajar de un autobús y subir en otro, el dispositivo recuerda la red y se conecta automáticamente.

- Cuidado con la batería: a conexión sin hilos gasta un poco más que por cabley en el bus, por ahora,no hay enchufes

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de septiembre de 2010

Más información