Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La actividad hipotecaria cayó en julio por primera vez

El pasado mes de julio se puso fin a la escalada ininterrumpida de la actividad hipotecaria que ha acontecido en los últimos 18 años. Desde 1992, el año en el que arrancó la estadística de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), el saldo vivo del conjunto de las hipotecas españolas casi se ha multiplicado por 17, desde los 61.509 millones de euros hasta casi 1,1 billones. Las crisis financiera e inmobiliaria han podido con esta racha y la serie histórica de la AHE registra ahora un descenso en la actividad del 0,32%.

Las entidades financieras -bancos, cajas, cooperativas y establecimientos de crédito- sumaban en julio un saldo vivo de 1,073 billones de euros, un 0,32% menos que en el mismo mes del año anterior. La bajada refleja la sequía crediticia: la cantidad de créditos nuevos sigue disminuyendo y, en cambio, subieron las amortizaciones de préstamos hipotecarios. La gerente de AHE, Lorena Mullor, explicó que si bien es la primera bajada del saldo vivo hipotecario, el crédito ya llevaba varios meses estancado en términos interanuales, aunque sí se habían registrado variaciones intermensuales negativas.

El saldo vivo descendió el 0,32% y se situó en casi 1,1 billones de euros

Según los datos de AHE, desde septiembre de 2009 el crédito hipotecario creció por debajo del 1%, a excepción de febrero de este año, cuando lo hizo algo por encima. Tradicionalmente, el crecimiento del monto que suman las hipotecas gestionadas por las entidades financieras siempre había sido de dos dígitos, hasta junio de 2008. En marzo de 2006 se había llegado incluso a un aumento récord del 27,32%, coincidiendo con el punto más álgido del boom inmobiliario.

Que la tendencia bajista siga o no en los próximos meses dependerá de si prosigue, según Mullor, la "atonía" del mercado. "El crédito hipotecario ha aguantado mucho en comparación con otras partidas, que empezaron a caer hace ya meses", aseguró. De momento, las incorporaciones de crédito no compensan las amortizaciones que vienen realizando particulares y empresas. El sector observa, no obstante, el efecto que puedan tener parte de las desgravaciones fiscales para la compra de viviendas.

El crédito hipotecario gestionado por los bancos aún aumentó un 0,74%, mientras que el que está en manos de las cooperativas de créditos lo hizo un 1,82%, según los datos de AHE. En cambio, la cartera de las cajas de ahorros descendió un 1,17%, mientras que la de los establecimientos financieros de crédito bajó un 3,89%.

La tasa de morosidad crediticia se situó en el 5,52%, aunque en el caso de los préstamos hipotecarios para la compra de viviendas fue del 2,57%. El peso del crédito hipotecario era, el pasado mes de junio, del 62,82% del total del crédito vivo en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de septiembre de 2010