Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:La tregua de ETA | PATXI ZABALETA | Coordinador general de Aralar

"Existe el riesgo de una escisión tipo IRA auténtico"

Patxi Zabaleta (Leiza, Navarra, 1947) es el líder de Aralar, la otra sensibilidad de la izquierda abertzale, surgida de la misma cuña que Batasuna, pero desvinculada de ETA desde 2001. Zabaleta cree que la apuesta de Batasuna por las vías pacíficas es cierta, pero desconfía de ETA. No descarta una escisión tipo IRA auténtico.

Pregunta. Aralar fue la excepción al calificar de "noticia positiva e importante" el comunicado del parón de ETA del 5 de septiembre. ¿Por qué?

Respuesta. Porque anuncia un cese de los atentados. Eso cambia la situación y la idea del final se abrirá camino. También tiene otros contenidos.

P. ¿Cuáles?

R. ETA dice que está preparada para negociar con el Gobierno. Es un retroceso a la etapa previa a la Asamblea de Anoeta (2004) y devalúa la apuesta política de Batasuna de los últimos diez meses, incompatible con la lucha armada. ETA no debe asumir una interlocución política. Ese es el pasivo del comunicado. Pero en la izquierda abertzale lo han denunciado. El editorial del diario Gara (próximo a la izquierda abertzale) ha dicho que ETA solo puede negociar con el Gobierno los temas que Batasuna planteó en Anoeta.

"El peligro está en que la banda quiera ejercer de vanguardia"

P. ¿Qué temas planteó?

R. La verificación del cese de la violencia, exigida por los mediadores internacionales, y la superación de las consecuencias del uso de la violencia -víctimas y presos-. Por cierto, en este comunicado ha aceptado hablar de la verificación con los mediadores, pero quiere tutelar el proceso.

P. Usted se reunió con los líderes de Batasuna. ¿Van en serio?

R. Sí. He tenido tres reuniones bilaterales con ellos y otras con el tándem Batasuna-Eusko Alkartasuna. Quieren hacer el camino sin romper con ETA.

P. ¿Y si no lo logran?

R. Tendrían que tener un plan B. Sería la ruptura, con lo que eso significa.

P. ¿Qué significa?

R. Repetir la historia de Aralar. Hemos hecho ese camino desde que salimos de Euskal Herritarrok en 2001. Nos ha costado muchas dificultades e incomprensiones. Pero más que una escisión, hemos sido otra sensibilidad de la izquierda abertzale. Yo he estado en ella desde su inicio y cuando defendía la participación en las instituciones, defendía la primacía de la acción política.

P. ¿Batasuna podrá arrastrar a ETA?

R. Va a ganar por razones ideológicas, no policiales. La prohibición de las manifestaciones, el 11 de septiembre, es un argumento para los violentos. Por eso, el político que, con sus declaraciones, más favorece a ETA es Mayor Oreja.

P. Decía que Batasuna iba a ganar la batalla a ETA por razones ideológicas. ¿Cómo?

R. Con un partido que se proclama de la izquierda abertzale, igual que Aralar, no es sostenible la violencia. Por eso va a ganar. Las circunstancias son diferentes en 2010 respecto a 2001, cuando nació Aralar. También ha cambiado la izquierda abertzale. Batasuna y Aralar tenemos un espacio común amplio. Nosotros avanzaríamos más si Batasuna no participa. Somos una atracción y un adversario político para Batasuna.

P. El ministro Alfredo Pérez Rubalcaba es pesimista porque cree que ETA no ha interiorizado el fin de las armas.

R. Empieza a ejercer la irresponsabilidad. Debería de haber dicho que hay un activo y un pasivo en el texto de ETA.

P. ¿Cree que ha interiorizado el cese definitivo de la violencia?

R. Admito que el texto de ETA tiene mensajes subliminales contra Batasuna, como cuando dice que la decisión del parón la tomaron hace meses. Están diciendo que han hecho el comunicado cuando han querido y no cuando Batasuna se lo pidió.

P. Lo que usted dice es que Batasuna va en serio y ETA no.

R. El gran cáncer de ETA, además del uso de la violencia, es su afán de tutela. Eso truncó los procesos anteriores. Pero hoy no lo va a admitir Batasuna. Ahí está el peligro. Seremos generosos con Batasuna.

P. ¿Qué sucederá?

R. ETA debería acatar un cese unilateral, verificable y sin contraprestaciones políticas. Es lo que se espera. Pero existe el riesgo de una escisión, modelo IRA auténtico. El destino de esa ETA sería el del IRA auténtico, marginalidad e ineficacia.

P. ¿Qué plazo da para que se decante la situación?

R. Yo creo que es urgente.

P. El Gobierno teme que Batasuna pretenda lograr la legalidad con ETA en activo.

R. Una fuerza que sostiene diez meses su opción incompatible con la violencia se ha ganado el derecho a la legalidad. Es su objetivo, no el de ETA.

P. ¿Han avanzado con Batasuna en la refundación de la izquierda abertzale?

R. Se lo hemos propuesto y no han querido. Ni nos sentimos excluidos ni lo permitiremos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 2010