Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un preacuerdo con tres patas

Las políticas activas de empleo son el núcleo central de la negociación entre el Gobierno y el PNV que propiciarán el acuerdo presupuestario de 2011. Históricamente, el PNV nunca aceptó su traspaso por las condiciones en que se lo ofrecían los Gobiernos centrales anteriores. En las políticas activas de empleo, los Gobiernos incluían el Inem, la formación profesional y ocupacional, pero solían dejar fuera el traspaso de las cuotas de las bonificaciones a la contratación empresarial.

El PNV ha logrado, en su negociación con el Gobierno de Zapatero, que las cuotas de las bonificaciones a la contratación empresarial formen parte del paquete del traspaso. Con ello, con la gestión de esta competencia por el País Vasco, su valoración se sitúa por encima de los 400 millones. A cambio, el PNV ha asumido que el traspaso se haga por la vía presupuestaria y no rompa la caja única de la Seguridad Social.

El traspaso al País Vasco coincide con el planteamiento por parte del Ejecutivo de Zapatero de la reforma del Inem (Instituto Nacional de Empleo), para facilitar el acercamiento a los parados, que el presidente del Gobierno ha anunciado al inicio de este curso. Su pretensión es que el modelo vasco sirva de referente para las comunidades autónomas, que reclamarán, previsiblemente, el traspaso de las cuotas de las bonificaciones a la contratación.

Este traspaso también lo habían reclamado algunas comunidades autónomas, como Andalucía, y había sido rechazada por los Gobiernos centrales. Pero el Tribunal Constitucional ha dado la razón a las autonomías.

El PNV se apunta el tanto de haber protagonizado una negociación que ha sido puntera en el terreno de la lucha contra la crisis. Y al Gobierno de Patxi López le corresponderá gestionar un traspaso del que ha estado informado puntualmente y que ha asumido para facilitar al Ejecutivo de Zapatero la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2011.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 2010