Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La xenofobia en Europa

La explicación de Zapatero sobre la expulsión de gitanos descoloca al PSOE

Los socialistas fuerzan que el Congreso condene las repatriaciones colectivas

Mientras el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendía a Nicolas Sarkozy en Bruselas , el Grupo Socialista registraba en el Congreso una proposición no de ley en la que se afirma que "las expulsiones colectivas son contrarias al derecho comunitario, a los valores y principios europeos". Los mandatarios del Consejo Europeo no pronunciaron ni una crítica al Gobierno francés por las expulsiones de gitanos, y se limitaron a censurar a la comisaria de Justicia, Viviane Reding , por la comparación con los nazis.

El PSOE ha mantenido en las últimas semanas una posición de crítica abierta a las expulsiones, como lo demuestra la iniciativa registrada en el Congreso a mediodía del pasado jueves, aunque elaborada el lunes 13 de septiembre y firmada por el máximo responsable del Grupo Socialista, José Antonio Alonso, y el portavoz de la Comisión Mixta de la Unión Europea, Juan Moscoso.

El texto no menciona expresamente a Francia, pero empieza por asegurar que "muchos europeos, así como del resto del mundo, contemplan con profunda preocupación lo que está ocurriendo con la minoría gitana en algunos países".

No había duda del sentir de los socialistas, por el tenor de su actuación desde que se conoció la expulsión de los gitanos rumanos en Francia. En el Parlamento Europeo, los socialistas españoles votaron la semana pasada en contra de las expulsiones , con una intervención vehemente y fundamentada del portavoz socialista español, Juan Fernando López Aguilar. Además, en la web del PSOE aún se puede leer que la actuación del Gobierno francés supone una "expulsión colectiva y objetivada sobre base étnica que va contra la construcción europea y contra su principio de ciudadanía".

La nota reclama una posición política frente al Gobierno francés y añade: "La Unión no puede permitir acciones populistas de Gobiernos que pretendan superar sus problemas ante las encuestas buscando chivos expiatorios. Cada vez que se produzca un gesto de desprecio hacia las instituciones por parte de algún dirigente, este se va a encontrar frente a este Parlamento y al conjunto de las instituciones europeas, enfrente". Unos días antes, el PSOE se sumó a las concentraciones convocadas en toda Europa contra las expulsiones. El secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, aseguró que la actuación del Gobierno francés "estigmatiza a las personas por su origen étnico".

Ante el silencio de Zapatero sobre esta materia, ayer desde el Gobierno se quiso diferenciar el apoyo del presidente a Sarkozy, después de escuchar sus explicaciones en el Consejo, y la política de respeto a la libre circulación y a la no discriminación por razones étnicas. No obstante, el presidente no hizo alusión alguna a la misma sino que se unió al ataque de Sarkozy a la comisaria de Justicia. Fuentes gubernamentales explican que el presidente sí valoró que Sarkozy reconoció el error de la circular de la policía en la que se ordenaban expulsiones colectivas y no individuales. Además, la investigación de la Comisión Europea sigue adelante y a ella aludió la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. Eso sí, destacó "los avances conseguidos en la Unión Europea, con una política común de inmigración que conjuga seguridad y respeto a las leyes", liderada por España.

La respuesta autonómica

- Andalucía. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, abogó por un "análisis profundo [de la expulsión de gitanos en Francia], porque si ha habido por medio una etnia sería gravísimo". "Para atender a una persona en dificultades no le pedimos el RH. Todos los ciudadanos deben tener derechos y responsabilidades", añadió la consejera de Igualdad.

- País Vasco. "A veces los propios Estados democráticos no asumen su responsabilidad en la defensa de los derechos humanos y es evidente que el ejemplo de Francia no es el mejor", dijo ayer el lehendakari, Patxi López. El responsable vasco de Inmigración admitió que los gitanos expulsados pueden recalar allí, pero no hay ningún dispositivo especial previsto.

- Madrid. El Gobierno tramita la extradición de 30 gitanos "multirreincidentes". Su delito: almacenar material robado en chabolas de El Gallinero, un basurero en el que viven 300 personas, un tercio de ellas niños. El Ayuntamiento, la Comunidad y Cruz Roja les ayudan (sanidad, escolarización), sin realojarles. La líder regional, Esperanza Aguirre, opinó que la expulsión de ciudadanos de un país "no es un tema fácil".

- Cataluña. El secretario de Inmigración de la Generalitat, Oriol Amorós, ve "nefasta" la decisión francesa: "Es muy grave dedicarse a aglutinar los odios contra un colectivo en vez de trabajar en su integración". Cataluña tiene un plan de integración que va de la ayuda social al control policial de asentamientos ilegales.

- Galicia. En A Coruña se han producido conflictos con familias chabolistas que no querían ser realojadas, y sobre todo con barrios que se niegan a recibir a los gitanos. La oposición vecinal provocó enfrentamientos con los romaníes en Poio (Pontevedra).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 2010

Más información