Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 90% de los niños de las ciudades será escolarizado en castellano

El Superior desestima la suspensión cautelar del Decreto do Plurilingüismo

Castellano. Es la respuesta del 60% de los padres de las siete ciudades gallegas a la pregunta sobre la lengua materna de sus hijos. La hizo la Consellería de Educación en el momento de matricular a los niños en centros públicos y concertados para determinar la lengua vehicular en la que los menores reciben sus primeras clases. La proporción 60/40 no se plasmará en las clases, que se darán en su inmensa mayoría en castellano.

La consulta es una de las primeras medidas que se tomaron como consecuencia del Decreto do Plurilingüismo. El texto fue aprobado en junio, entra en vigor este curso y no será suspendido cautelarmente, tal y como solicitó la Mesa pola Normalización Lingüística en una denuncia contra la norma. Ayer se conoció que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) acordó el lunes mantenerlo en vigor, aunque seguirá estudiando la legalidad de la norma. El TSXG confirma que el interés público no se ve afectado por la vigencia del decreto y que no concurren los requisitos que legal y jurisprudencialmente se exigen para una medida como la suspensión.

El Superior rechaza la suspensión cautelar del Decreto do Plurilingüismo

Mediante este decreto, los padres eligen la lengua en la que sus hijos reciben la educación infantil. Bueno, elige la mayoría. A pesar de que el 40% de ellos señaló la opción de gallego, casi el 90% de los centros de infantil de las ciudades tendrán el castellano como idioma vehicular. Sólo en el 12% de los colegios los gallegohablantes superaron la mitad. En el resto, castellano para todos.

Las cifras no son oficiales, pero se trata de la primera aproximación, bastante certera, a estos datos, gracias a la recopilación que hizo ayer pública el sindicato STEG. La ha confeccionado consultando a cada uno de los centros que imparten infantil en las siete ciudades: A Coruña, Pontevedra, Ourense, Lugo, Vigo, Santiago y Ferrol. "Alguno no ha respondido o todavía no tenía las cifras cerradas, por lo que es posible que varíe en algún punto porcentual", aclara el secretario de comunicación del sindicato, Xosé Cabido. La Consellería de Educación asegura que todavía no dispone de los resultados globales de la consulta, por lo que no confirma ni desmiente la cifra.

Sus responsables siempre han matizado que la lengua ganadora en los centros de infantil no es la única en la que se imparten los contenidos, sino la vehicular, la que tendrá mayor protagonismo en las clases. El decreto recoge que la perdedora también debe estar presente en las aulas.

Por provincias -sólo teniendo en cuenta las ciudades-, Pontevedra es la que menos porcentaje de elección del gallego como lengua materna tiene, con sólo un 25%. Las otras tres están igualadas en torno a un 41%. Por ciudades, Santiago es la que más gallegohablantes tiene y Pontevedra la que menos.

Tras difundir los datos, STEG fue muy crítico con la Consellería de Educación: "El mal planteamiento de la pregunta [no se cuestiona sobre el idioma en el que quieren los padres que sus hijos reciban clase, sino sobre la lengua materna], junto con la prohibición de aulas de inmersión lingüística en entornos castellanohablantes impide el aprendizaje del gallego para sus hijos. Tenemos que recordar que la escuela en muchos de estos entornos era el único lugar para el contacto con la lengua, al existir una realidad de imposición y de sustitución lingüística". Según el sindicato nacionalista, el planteamiento de la pregunta hace que incluso padres castellanohablantes que quieren una educación en gallego para sus hijos no puedan elegir esta opción. STEG reivindica que la lengua se establezca a partir de un "plan lingüístico atendiendo a criterios científicos con el objetivo de la competencia lingüística".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de septiembre de 2010