Trichet pide quitar el voto a los países que incumplan el déficit

Agencias

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, apuesta por analizar la posibilidad de que los países miembros de la eurozona que no cumplan la normativa comunitaria relativa a las finanzas públicas sean excluidos temporalmente de la toma de decisiones políticas sobre Europa.

En una entrevista concedida al diario Financial Times, Trichet asegura que esto no significa que defiende la expulsión de aquellos países que incumplan de forma sistemática los compromisos. "Yo no estoy hablando de expulsar a alguno de los miembros, pero una suspensión temporal de los derechos de voto debería ser estudiada", añadió.

En referencia a la crisis de deuda soberana que se desató el pasado mes de mayo, el máximo responsable del BCE rechaza que la zona euro estuviera "al borde del desastre" durante aquellas semanas. Asegura que él sabe como funciona realmente Europa y que, visto desde fuera, "siempre es difícil analizar y juzgar correctamente la capacidad de Europa para enfrentarse a dificultades excepcionales".

"Siempre tengo confianza. En mayo tuvimos una prueba más de la capacidad de Europa para enfrentarse a nuevos desafíos", añade.

Respecto a las preocupaciones por la situación que atraviesa la economía estadounidense, Trichet recalcó que durante el inicio de la salida de la crisis ha habido un nivel de exageración que quizás no reflejaba la situación de la economía real, pero agrega que ahora existe una opinión "demasiado negativa" sobre la situación.

Normas para los bancos

Por otro lado, Trichet rehusó dar detalles durante la entrevista de las conversaciones sobre Basilea III que tendrán lugar este fin de semana en la localidad suiza, pero avisó a los bancos de que en el futuro los contribuyentes no pueden dedicar las mismas sumas de dinero al rescate de entidades bancarias que en los últimos tres años.

"No podemos hacerlo dos veces. La gente, que vive en democracia, no lo aceptaría", insiste el presidente del BCE. En este sentido, defendió la necesidad de establecer las "mismas normas" a nivel global y subrayó la cada vez mayor importancia que tienen las cumbres del G-20, como uno de los principales ejemplos de la transformación que ha sufrido la gobernanza global en los últimos tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de septiembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50