Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Los empresarios y los otros

Todos conocemos por los medios de comunicación las grandes habilidades de muchos empresarios para eludir sus obligaciones fiscales, por supuesto gracias a los mecanismos que proporciona el sistema a través de la propia empresa. No olvidemos, además, que sus trabajadores lo tienen francamente crudo cuando se aplican a esos menesteres.

Pero lo que más me sorprende es una habilidad recientemente descubierta gracias a nuestro presidente del Gobierno, con las sugerencias que, de forma involuntaria, nos presenta. ¿Cómo es posible que haya en curso una reforma laboral -y del sistema de pensiones- y, si mi memoria no me falla, nunca haya existido una reforma empresarial donde se agraven las penas por los incumplimientos de la empresa hacia sus trabajadores?

Sería deseable, en línea con el castigo impuesto a los currantes, que los olvidos empresariales en cumplir leyes sobre igualdad, salud laboral, conciliación e incluso los propios convenios de empresa y sector, fueran debidamente "recordados" por la Administración con un conjunto de medidas disciplinarias más acordes con nuestros tiempos y la gravedad de la crisis.

Este recordatorio, imagino que uno de tantos, procede de un jubilado que después de 45 años trabajando por cuenta ajena observa con impotencia que lo que a unos, los trabajadores, se les exige, a otros, los empresarios, se les perdona gracias a esa habilidad para eludir ante sucesivos Gobiernos muchas de sus responsabilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2010