La lenta salida de la crisis

El FMI dice que la temporalidad baja con menos protección

Unos 210 millones de personas están desempleadas en este momento en todo el mundo: 30 millones más que al inicio de la crisis en 2007, según un informe conjunto del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Internacional del Trabajo (OMT). En ese informe, España sale muy mal parada: es el país donde más y con mayor rapidez ha crecido el desempleo, donde mayor es el paro juvenil y donde peores son las cifras de temporalidad: uno de cada cuatro trabajadores tiene un contrato eventual. El presidente Zapatero defenderá dentro de unos días las mejoras que puede introducir la reforma laboral, en una conferencia en Oslo a la que asistirán los dirigentes del FMI y la OIT. Pero el estudio ya anticipa algunas medidas de las que según el FMI habría que tomar nota: "La temporalidad se reduciría en 13,5 puntos si España situara los niveles de protección de los trabajadores fijos en el nivel mínimo de la eurozona". Es decir, pasaría del actual 24,8% de temporalidad al 11,3%.

Más información
Agosto rompe la tendencia de descensos mensuales del paro
El paro en EE UU sube al 9,6%

Junto con España, EE UU (paradójicamente, un país con una de las legislaciones laborales más permisivas) es el otro gran damnificado de la crisis en términos de desempleo: 10 de los 30 millones de parados que ha dejado la Gran Recesión proceden de esas dos economías. La crisis ha dejado jirones en las estadísticas laborales estadounidenses: 7,5 millones de personas han perdido su empleo, frente a 2,7 millones en España. Reino Unido, con 900.000, y Japón, con 800.000, les siguen de lejos.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS