Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Desdramatizar la moda

Juan Vidal aparece en la segunda jornada de Valencia Fashion Week como un diseñador imprescindible con una colección galáctica

Juan Vidal es un fenómeno relativamente reciente y muy refrescante. Con sus 29 años, el trabajo del diseñador de Elda figura entre los más interesantes de la Valencia Fashion Week. Notas mentales: a) Su particular enfoque lo ha convertido en uno de los creadores que ha abierto una nueva brecha de elaboración; y b) Sus orígenes sartorialistas (pertenece a una familia de sastres) su sensibilidad para con los patrones con los que le gusta jugar, su pasión por los nuevos materiales y sus flirteos con disciplinas fronterizas le ha llevado en poco tiempo (esta es su tercera colección presentada en la pasarela valenciana) en todo un -tachán, tachán- imprescindible.

A este diseñador le gusta navegar en los límites, concretamente en esta colección entre el formalismo retro y la modernidad... "Lo moderno es una evolución natural de lo clásico. Sigo trabajando con patrones de los años 50 y los 60, modernizando los detalles y los materiales".

Castro revisita los ochenta con estampados salvajes

Noelia Navarro experimenta con las formas y el tejido liso

La cuestión es el detalle. En su colección Eva, para la temporada Primavera-verano, resucita el glitter, el glamour bien entendido, y el negro hedonista.

¿Crees que hay que volver a trivializar la moda? "La moda es sólo moda, a mí me apasiona, pero no deja de ser eso... ropa. En ocasiones la dramatizamos demasiado". ¡Glups! Luego se pone serio. Vidal habla de Moon, de Duncan Jones, como inspiración, una cinta que narra el duro trámite de descubrir la naturaleza de uno, y en especial, para aceptarla.

También menciona la música: "Según lo que esté escuchando me sale una mujer u otra". Y la radical visión de Kubrik sobre una naturaleza dominada por la tecnología: el colorido de la colección es un viaje galáctico que comienza con la idea de un futuro aséptico y limpio en blanco y beige. Vidal ha elaborado un avasallador instrumento de seducción. Ahí va. Alehop.

Volvamos a la cosa de la VFW, que lo contemporáneo aprieta, pero también ahoga. Otra de las sorpresas de la segunda jornada fue el retorno a las pasarelas de todo un all-stars, José Castro, esta vez de la mano de la marca gallega Siempreesviernes. Do the mix revisita los ochenta con estampados salvajes, lentejuelas y volúmenes desmedidos. Vestidos largos, baggy pants y mini shorts de infarto. No consiste en una apropiación total del trash de esa década, sino en un mecanismo de adaptación comercial. La clave de esta maniobra reside en cómo se ha ido sustituyendo la ingenuidad de las formas y radicalidad de fondo por lo contrario.

Cerró la marca Nona, de Noelia Navarro, con un trabajo de forjado milimétrico, una inteligente apuesta por desestructurar el patronaje para invitar a la mutación de las prendas. En Reconversión, Nona experimenta con las formas y el tejido liso como poética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2010