Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A la espera de Ferraz

Los candidatos de Madrid piden instrucciones sobre las primarias

Son aspirantes a candidatos y ni siquiera tienen claras las normas de funcionamiento, ni los medios con los que cuentan. Trinidad Jiménez y Tomás Gómez, los dos precandidatos de las primarias de Madrid, han puesto en marcha ya sus campañas a pesar de que la dirección federal del PSOE no ha fijado aún las reglas del juego, ni los medios con los que contarán. No hay costumbre de primarias y casi todo está por decidir.

Los equipos de ambos han pedido por distintos motivos a Ferraz que establezca el cauce por el que debe discurrir la campaña. Sin embargo, la dirección federal sostiene que como aún no se ha abierto el plazo para presentar los avales, no es posible establecer unas normas o liberar medios para los aspirantes.

El equipo de Jiménez quiere el censo de militantes y el PSM se remite a Ferraz

Esa indefinición ha dado lugar a un cierto vacío en el que la candidata Trinidad Jiménez intenta organizar un aparato paralelo sin tener asignados ni sede ni medios, mientras Tomás Gómez se apoya en la estructura del PSM, del que es secretario general. El equipo de Jiménez se reúne con cierta periodicidad y lo forman, básicamente, David Lucas como portavoz y coordinador; Paco Moza, como coordinador con la ministra; Daniel Biondi, como responsable del trabajo orgánico y el contacto con los militantes; Oscar Iglesias, para coordinar las plataformas de apoyo; Ramón Silva, para preparar los actos y las movilizaciones; Ángeles Álvarez, para movilizar redes sociales y Pedro Zerolo, que se encarga de movimientos sociales y voluntarios. "Coordinación y disciplina", repite Lucas para explicar que su objetivo es crear una especie de aparato organizado.

Carecen de sede y están a la espera de que Ferraz les libere medios económicos o les ceda un local del partido. Se han reunido hasta ahora en diferentes agrupaciones y los gastos se pagan a escote. En su caso, gran parte de la actividad se solapa con la del Ministerio de Sanidad. Por ejemplo, el miércoles recibió el apoyo del alcalde de Coslada en una visita oficial prevista para inaugurar la nueva sede de la Concejalía de Salud y Consumo y de la que se informó a los medios a través de la agenda diaria del Gobierno.

En el caso de la candidatura de Gómez, la actividad como candidato se solapa con la de secretario general del PSM. Él mismo asegura que, dado que no se ha convocado aún formalmente ningún proceso de primarias, mantiene el mismo equipo del PSM. El aparato del partido en Madrid es el que se encarga de su actividad, de sus relaciones con la prensa y de recabar los apoyos de voluntarios. Eduardo Sotillos y José Cepeda, entre otros, trabajan para la candidatura desde el PSM.

En paralelo hay también plataformas de apoyo a Gómez que, según explica, funcionan de forma autónoma y espontánea. Insiste en su tesis de que el suyo es un movimiento de "abajo arriba", basado en los militantes y, por eso, rechaza concretar si tiene un equipo de campaña distinto al de secretario general del PSM. "Mi equipo son los militantes"; "no hay ninguna campaña convocada", repite. A la pregunta ¿dónde debe acudir un militante que quiera colaborar?, su respuesta, además de la insistencia en que no hay ninguna elección convocada, se remite a las plataformas de apoyo creadas de forma espontánea y a su correo de secretario general del PSM. Y cuando se le pregunta si cedería una sede del PSM a la otra candidata, Gómez responde que eso corresponde a Ferraz. Lo mismo dice cuando se le pregunta por la petición del equipo de Jiménez de tener acceso al censo de los 17.000 militantes con derecho a voto. "No sé ni quién puede votar", asegura Gómez. Votan los militantes al corriente de sus cuotas, pero hay situaciones especiales -como los de la disuelta agrupación de Móstoles que, en teoría, no pueden participar- que decidirá Ferraz.

Gómez tiene previsto incrementar los actos con militantes, pero como secretario general, y Jiménez ha empezado a recorrer, sedes, actos y hasta eventos deportivos. La ministra se volcará en internet y en redes sociales. Y la falta de doctrina y de normas hace que mientras Gómez pide debates cara a cara, Jiménez asegure que no es conveniente entre compañeros. Y los dos buscan que nombres destacados del partido se pronuncien públicamente en su favor. Auguran sorpresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de agosto de 2010