El líder de la oposición llama a un frente común contra Berlusconi

El espectro de las elecciones anticipadas se hace cada día más consistente en Italia tras la ruptura de la alianza entre Silvio Berlusconi y Gianfranco Fini, cuya salida del gubernamental Pueblo de la Libertad ha dejado al Ejecutivo en minoría en la Cámara de los Diputados. Todos los partidos parecen prepararse para el escenario electoral y Pierluigi Bersani, líder del opositor Partido Democrático (PD), lanzó ayer una elocuente apelación a las fragmentadas fuerzas de la oposición para formar un frente común contra la coalición dirigida por el primer ministro.

"Si la ruptura de la alianza [entre Fini y Berlusconi] hiciera inevitables las elecciones anticipadas con esta vergonzosa ley electoral, nosotros nos dirigiríamos a las fuerzas del centro-izquierda y de la oposición para una estrategia común sobre cuyas bases políticas ya estamos listos para dialogar y hacer propuestas", dijo Bersani.

Más información

Maniobra complicada

Incluyendo en su apelación a las "fuerzas de la oposición", y no solo a las del centro-izquierda, el líder del socialdemócrata PD abrió de facto una negociación que, de concretarse, dinamitaría los equilibrios de la política italiana desde la llegada de Berlusconi, hace 17 años. El mensaje pareció dirigido a interlocutores tradicionalmente anclados en el bando conservador: al grupo centrista democristiano de Pier Ferdinando Casini, que rompió con Berlusconi en la anterior legislatura, y a la nueva formación de Fini, Futuro y Libertad.

La maniobra es extraordinariamente complicada, por el escasísimo común denominador político de las diversas formaciones y por las divergencias internas del propio centro-izquierda sobre la política de alianzas. El elemento aglutinante de ese amplio espectro político es solo el rechazo compartido a la peculiar concepción democrática de Berlusconi y al proyecto descentralizador que este impulsa bajo la presión de sus imprescindibles aliados de la Liga Norte.

Consciente de las dificultades de los opositores en la formación de una alternativa, la alianza gubernamental se plantea cada vez más seriamente acudir a las urnas antes de que la oposición pueda estrechar filas, y antes de sufrir el desgaste de dirigir un Gobierno en minoría. "Esto ya es un barrizal, las elecciones anticipadas son prácticamente inevitables", avisó Umberto Bossi, líder de la Liga Norte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50