Diez muertos en discotecas en los últimos cinco años

Solo entre los años 2008 y 2009 se suman ocho muertes violentas relacionadas con el ocio nocturno en Madrid. Los otros dos fallecimientos en los últimos cinco años fueron en 2005 y 2006. En total, tres por disparos, uno de una paliza y el resto, por puñaladas.

La muerte de Álvaro Ussía el 15 de noviembre de 2008 a la salida de la discoteca El Balcón de Rosales (distrito de Moncloa) hizo cambiar la normativa sobre la seguridad en discotecas. El joven de 18 años murió al reventarle el corazón tras la paliza que le propinaron tres porteros de la sala. En mayo del año pasado entró en vigor la nueva regulación: todos los porteros de la región deben superar un examen dirigido por la Academia de Policía de la Comunidad de Madrid para obtener un certificado de idoneidad que dura cinco años.

Más información

Desde entonces, se han producido dos muertes violentas en la región en zonas de copas: la de Cosmin C., de 26 años, este sábado en Torrejón de Ardoz y la de Isaac Dantés V. L., de 17 años, hace poco más de un año al salir de una discoteca en los bajos de Azca (distrito de Tetuán). Este último joven formaba parte, presuntamente, de la banda Dominican Don't Play y recibió un tiro en la cabeza de un grupo rival.

Inicio de año sangriento

El pasado año arrancó con tres muertes violentas. El 12 de enero murieron por disparos el portero de la discoteca Heaven Catalin Stefan Crazium, de 31 años, y su relaciones públicas, Alejandro Muñoz Rojas-Marcos, de 24. Justo 12 días después moría de tres puñaladas José Juan Andrades en un pub de la calle Leganitos. Discutió con tres amigos que acabaron apuñalándole en el cuello y en el pecho.

En 2008, otras tres personas fueron apuñaladas. Los porteros del local El Rincón Latino de Costa Polvoranca (Alcorcón) asestaron el día de Reyes más de 20 golpes con arma blanca a Tarek Bourriafa, de 26 años. Tres cuchilladas acabaron con la vida de Abderrazak K., de 19 años, el 7 de junio. Fueron detenidos dos porteros del bar de copas El Coso de Fuenlabrada. Bruno Sánchez murió degollado a los 19 años a la salida del pub Malibú, en La Cubierta de Leganés.

A la salida de la discoteca Pachá (distrito Centro) murió de una puñalada en el pecho Gonzalo Iglesias, de 26 años, el 22 de julio de 2006, al intentar socorrer a una chica del asalto de dos hombres. En 2005 falleció Roberto García, de 24 años, con una navaja clavada en la ingle que le seccionó la arteria femoral, en la discoteca Joy Eslava.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50