Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La próxima huelga general

Desde que me inicié en el uso de la razón, vale decir desde que hace casi 40 años adquirí la condición de trabajador, conozco mi lugar en el mundo y, desde esa categoría, me reconozco entre los de mi clase social y su condición ideológica consiguiente. Estoy, pues, en las filas de la izquierda y Carrillo, Felipe, Almunia y Zapatero han contado con mi voto y seguiré votando en esa dirección; aunque solo sea cuestión de no perder antigüedad.

El día 29 de septiembre CC OO, mi sindicato, y UGT han convocado una huelga general contra las últimas medidas económicas y de condiciones laborales aprobadas por el Gobierno y que puede poner entre las patas de los caballos al mundo del trabajo.

Aun intuyendo la gravedad de la crisis económica y reconociendo la valentía del Gobierno al tomar medidas tan impopulares, seré huelguista ese día triste y evocaré a Salvador Seguí, el Noi del Sucre: "Cuando los trabajadores hacemos huelga no es porque no queramos trabajar sino porque queremos hacerlo en mejores condiciones".

Exijo al presidente Rodríguez Zapatero, al cabo me parece un hombre franco y cálido, que esas medidas contra mi mundo sean un ínterin ocasional para volver a la política social que lo ha distinguido.

Él mismo lo ha dicho y yo le tomo la palabra. En lo que a mí respecta esta es una discusión de familia y la derecha no tiene arte ni parte, no es ni convidada de piedra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de agosto de 2010