La incertidumbre sobre la huelga de controladores castiga ya al turismo

El Gobierno ofrece un sueldo de 200.000 euros anuales hasta 2013 - AENA y el sector negocian para evitar la protesta - El sindicato USCA culpa a Blanco

La huelga difusa con la que amagan los controladores aéreos -no tiene fecha, ni duración, ni es seguro que la convoquen- se propagó ayer como un virus en la gallina de los huevos de oro española, la industria turística, que supone el 10% del PIB. Un día después de que la plantilla votase abrumadoramente a favor de convocar el primer paro de la historia del sector en España, el sindicato USCA bajó el tono, aseguró que tratará de evitar la protesta y que, en todo caso, sería después del 16 de agosto, sin concretar.

Esta imprecisión impide a los turistas decidir sus fechas de viaje para esquivar las incidencias, con lo que tiene un efecto disuasorio en las reservas de vuelos y de alojamientos de toda la segunda quincena de agosto. Las asociaciones de las compañías aéreas españolas (ACETA, AECA, ACA y ALA) recalcaron que los daños que provoca la incertidumbre se producirán "incluso si la huelga no se materializa". Lo mismo sucedió, según una portavoz de ACETA, con la crisis desatada por la erupción el volcán islandés Eyjafjalla. "Ante una situación así, muchos se plantean otras fechas u otros medios de transporte", aseguró.

Exceltur cifra en 39 millones de euros las pérdidas diarias por una protesta
Fomento admite la negociación, pero dentro de la nueva ley del sector

Más información

El secretario de Comunicación de USCA, César Cabo, admitió el perjuicio que la huelga causaría en el turismo, pero instó a las empresas a pedirle cuentas al ministro de Fomento, José Blanco, a quien acusó de cambiar el sector a golpe de decretos y de "acoso" durante los últimos seis meses. Aun así, aseguró que "si hay un cambio de actitud, un gesto, se dará marcha atrás". Por cambio de actitud, el USCA entiende aceptar algunas de sus últimas reivindicaciones: ampliar los días de descanso y reincorporar a controladores de más de 57 años, entre otras medidas.

El portavoz consideró clave la reunión en la que las partes trataron ayer de desbloquear el conflicto, que continuará hoy. En este sentido, el ente que gestiona los aeropuertos, AENA, adscrito al Ministerio de Fomento, ofreció garantizar un salario a los controladores operativos de 200.000 euros anuales hasta 2013.

El decreto del pasado febrero ya redujo el sueldo medio de unos 350.000 a 200.000 euros. También plantea la posibilidad de cambios de turnos entre los controladores y una negociación flexible de la jornada (que es de un máximo de 1.750 horas anuales) en función de cada centro. Blanco insistió en tachar de "injustificada" la protesta, pero aseguró que su departamento esta "dispuesto a negociar todo, pero dentro de la ley", informa Tania F. Lombao.

Iberia, Vueling, Spanair y Air Europa consideraron prematuro cifrar futuros descensos de las reservas. El sector pide también unos servicios mínimos elevados en caso de paro porque, dado el volumen de pasajeros y la obligación de la reubicar a los afectados en otros vuelos, las incidencias podrían colear varios días después de la protesta. Hay previstos más de 27.000 vuelos entre el 16 y el 20 de agosto, fechas en las que se podría producir el paro. Si hay una huelga de controladores, las aerolíneas quedan exoneradas de la indemnización, pero no de la atención al viajero: alimentación, alojamiento y transporte alternativo.

Desde Exceltur, la organización que agrupa a las grandes empresas turísticas españolas, José Luis Zoreda destacó el problema de que cada vez se hacen más reservas de última hora (hasta un 30%) e hizo un cálculo orientativo de las pérdidas: "Si cada día en estas fechas llegan unos 164.000 extranjeros en avión, que se gastan unos 75 euros diarios, y si un 30% dejara de venir, hablaríamos de 39 millones de euros diarios menos". En esta línea, el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Agencias de Viajes (FEAAV), Rafael Gallego, alertó de que los touroperadores europeos -los mayoristas de viajes- "están buscando otros destinos como alternativas a España".

El eco de la huelga se oye entre los principales clientes del turismo español. Varios diarios de Reino Unido, que fue el primer mercado emisor de turistas hacia España en el primer semestre, alertaron ayer a sus lectores sobre la protesta de los controladores. Mientras el Daily Mail advertía del efecto catastrófico, el Daily Mirror cifraba en cerca de 300.000 los posibles afectados británicos y The Guardian ya planteaba aeropuertos alternativos cercanos a España. El principal temor se centra en Baleares y Canarias, que no tienen alternativa terrestre.

Puntos calientes del conflicto

- Los controladores han fijado las reivindicaciones en que basan su huelga en un documento de 12 puntos, aunque sus peticiones globales para el nuevo convenio colectivo van más allá de lo plasmado negro sobre blanco. El sector no ha hablado oficialmente en ningún momento de reivindicaciones salariales, pero fuentes de la negociación aseguran que no se ha abandonado la batalla del sueldo.

- AENA ofrece ligar los salarios a la productividad y ayer propuso garantizar una retribución media anual de 200.000 euros hasta 2013 si se presta el servicio con "plena normalidad" mediante complementos o diferentes escalas en función de las responsabilidades. Con el decreto de febrero, el sueldo medio ya bajó un 40%, de una media de 350.000 a 200.000 euros. En jornadas, aunque la ley mantenga en un máximo de 1.670 horas anuales (más 80 extra), la empresa pública plantea una negociación flexible en función de cada centro. Además, ofreció que los controladores puedan cambiarse los turnos.

- El sindicato reclama que se elimine el servicio de imaginarias (es decir, las guardias localizadas para cubrir ausencias) y los servicios

express, que implican que la empresa puede llamar a un controlador en cualquier momento para garantizar el servicio.

- Reclaman la aplicación del último decreto que regula su jornada y descansos, aprobado el viernes, porque contempla seis días de descanso al mes.

- También piden que se reincorpore a los controladores de más de 57 años retirados del servicio y que se refuerce el personal. Este déficit, admiten, viene de antiguo, pero hasta ahora AENA siempre lo compensaba con horas extra, que se pagaban al triple que la habitual. Desde febrero, la jornada básica ha aumentado de 1.200 a 1.670 horas anuales (más las 80 extra), con lo que el sueldo medio ha caído un 40%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de agosto de 2010.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50