Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Impresionante resolución

Una periodista zurda pone a prueba el nuevo móvil

Un pelín más corto y estrecho. Delgado. Y más cuadrado por detrás que su redondeado antecesor. Con una impresionante (cuatro veces más) resolución de pantalla. Muy superior a la de Samsung Galaxy y Nexus One cuando se ven idénticas páginas, fotos o vídeos. Es la primera impresión del iPhone 4, que ya está disponible en España.

- La cuarta versión del teléfono inteligente de Apple aterriza en medio de la polémica por sus problemas de cobertura, pero como éxito rotundo de ventas, tres millones de unidades a nivel mundial en 22 días.

- Hace cuatro días que voy con un iPhone 4 en el bolsillo, gentileza de la compañía de Steve Jobs. Aún no he experimentado problema alguno de cobertura, como el 0,5% de los compradores que se ha quejado en atención al cliente de menor intensidad de señal cuando tocan la antena en la parte inferior izquierda. Eso sí, con la misma tarjeta SIM instalada, mientras su antecesor tiene a tope las barras del nivel de cobertura, el iPhone 4 siempre está un punto por debajo. Con o sin funda.

- En descarga de aplicaciones, el mismo escáner de documentos ha tardado 16,3 segundos en el viejo iPhone (qué ironía solo tiene un año) frente a los 17,2 del nuevo. Los zurdos, como quien escribe estas líneas, son los más afectados por la criticada novedad del smartphone: la banda metálica que rodea el terminal por sus bordes y funciona como antena receptora de telefonía, wifi, bluetooth y GPS. El protector de plástico resuelve el problema, según Apple, que lo regala a los compradores para evitar más críticas. Al estar la antena en el exterior, dice la compañía, el teléfono gana sensibilidad, espacio para una batería mayor y se asemeja a la cobertura que ofrecían las viejas antenas desplegables de los móviles. También asegura que solo el 1,7% ha devuelto iPhone 4, cuando las devoluciones del modelo anterior alcanzaron el 6%.

- iPhone 4 pesa un poco más que su antecesor. La diferencia, imperceptible cuando se sujeta uno en cada mano, es de dos gramos.

- De frente, es igual salvo que incorpora una cámara frontal para la videoconferencia. Mantiene el botón en la parte inferior para acceder al menú principal y el superior para encender y apagar el aparato. No busque la ranura para la tarjeta SIM en la parte superior, donde ha aparecido un nuevo micrófono que elimina el ruido ambiente, porque se ha trasladado al lateral derecho. En el izquierdo continúan los botones para subir, bajar o apagar el volumen.

- Igual de tamaño a la anterior, la nueva pantalla multitáctil, Retina, viene con más densidad de píxeles por pulgada. De 136 pasa a 326, que se traduce en una increíble resolución. Nunca había visto otra igual en un móvil. Las imágenes se ven con nitidez. Ahora se pueden capturar con una cámara de 5 megapíxeles con Flash LED y zoom digital de cinco aumentos, que también graba vídeo en alta definición.

- La nueva cámara frontal para las videoconferencias lleva tecnología propia, Face Time, que usa la wifi para establecer la videollamada. Solo funciona con otros iPhone 4 (va asociado al procesador A4), pero Apple ha liberado su código para convertirlo en un estándar que instalen, si quieren, otros fabricantes en sus teléfonos. En el futuro, funcionará con la red 3G.

- Cuando Face Time se activa se apaga la red telefónica. Mientras la persona habla con su interlocutor, puede leer el correo electrónico, por ejemplo, sin que se corte la llamada. Es la multitarea, otra novedad que mejora la velocidad al pasar de una a otra aplicación sin perder rendimiento.

- Cinco botones y una pantalla multitáctil al servicio de la simplicidad abren la puerta a infinitas posibilidades. La tienda de aplicaciones tiene más de 225.000 programas sin contar que también es navegador, consola, reproductor... Ahora en versión acero inoxidable y cristal. Si le gusta, seguirá deseándolo, aunque sea un ecosistema cerrado, su principal defecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2010