Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad investigará a los médicos que den muchas bajas

Habrá incentivos económicos para los inspectores

En su lucha contra el fraude en las bajas médicas, la Comunidad de Madrid ha entrado en lo que las sociedades médicas califican ya de "persecución" de los facultativos. En su Plan especial de inspección y control de la incapacidad temporal para el año 2010 la Consejería de Sanidad se propone investigar a los médicos que den muchas bajas, a los que califica con el adjetivo de "hiperprescriptores". En el apartado de "Actuaciones específicas", el documento, que ya está publicado en el Boletín Oficial, asegura que una de ellas será la "detección y seguimiento de los médicos con perfil hiperprescriptor".

En concreto, se trata de vigilar a los médicos que den muchas bajas de corta duración, es decir, inferiores a los 30 días. El objetivo es "adecuar las indicaciones de la prestación y evitar actuaciones fraudulentas".

Se pretende reducir en dos días la duración media del absentismo

El plan también prevé incentivos, complementos de productividad. El "modelo de incentivación" estaría ligado a la actividad y al cumplimiento de objetivos. En la valoración de resultados se tendrá en cuenta, entre otros indicadores, "la reducción del número de días por trabajador y año". Se trata, asegura el documento, de "promover la adecuada motivación" del personal funcionario de los cuerpos de Inspección Sanitaria y Subinspección Sanitaria. La Consejería precisó ayer que esos incentivos están dirigidos únicamente a los inspectores y no a los médicos de atención primaria. Sin embargo, estos últimos profesionales ya reciben desde el año pasado un extra en sus nóminas en función del número de bajas que dan comparado con las de sus compañeros del centro de salud. Esos incentivos se pagan con una partida que el Instituto Nacional de la Seguridad Social destina a un convenio con la Comunidad de Madrid para reducir los tiempos de las bajas.

El principal objetivo del plan es conseguir que el nivel de absentismo por incapacidad temporal (IT) en la región "se adecue a las necesidades clínicas". El plan se centra especialmente en el control de las bajas entre los trabajadores del Servicio Madrileño de Salud y tres Consejerías, la de Sanidad, la de Educación y la de Asuntos Sociales. Cuando el vicepresidente Ignacio González avanzó los contenidos del plan, en mayo pasado, aseguró que se pretende reducir en dos días la duración media por trabajador y año de la baja por IT y, con esta reducción, un ahorro de más de 20 millones de euros.

De "error" calificó ayer el presidente de la Sociedad de Medicina de Familia y Comunitaria, Paulino Cubero, "perseguir" a los hiperprescriptores. El vicepresidente de la Sociedad de Médicos Generales y de Familia, Antonio Torres, aseguró que lo que se necesita es educar a la ciudadanía y no "vigilar a los médicos". El sindicato UGT afirmó que el plan "cuestiona la profesionalidad de los médicos". Sanidad, a cuyo frente está Javier Fernández-Lasquetty, respondió que no hay "ánimo punitivo ni persecutorio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de julio de 2010