Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Luto en Alemania

"Esto es el final de la Loveparade"

La tragedia de Duisburgo supone el final de las Loveparade. Uno de sus organizadores, Rainer Schaller, ha sido rotundo en sus declaraciones: "Las Loveparade siempre han sido una fiesta divertida y pacífica, pero lo ocurrido ayer [por el sábado] será siempre una sombra sobre el futuro. (...) Por respeto a las víctimas, a sus familias y amigos no vamos a seguir adelante, esto significa el final de la Loveparade".

Aunque las causas de lo ocurrido están aún bajo investigación, todo apunta a que el lugar elegido no era el más adecuado para una concentración tan masiva de gente. Las víctimas fueron aplastadas por una estampida en el túnel de acceso, que por su estrechez se convirtió en una trampa mortal.

La Loveparade fue creado en 1989 y se celebró por primera vez en Berlín. Lo que empezó como un festival minoritario, 10 años después logró reunir a 1,5 millones de personas. Su éxito fue su condena. La masificación, los excesos y la degradación que provocaba llevaron a la capital alemana a denegar el permiso al festival.

En 2007, la Loveparade se trasladó a Renania del Norte-Westfalia, a la cuenca del Ruhr. Primero se dirigió a Essen. Bochum canceló después la fiesta debido a la falta de espacio. En Duisburgo era la primera vez que se celebraba en un recinto cerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de julio de 2010