Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consumo de genéricos sube cuatro puntos en un año

Estos fármacos suponen un 14% de las recetas, lejos aún de la media estatal

El consumo de genéricos aumentó en Galicia desde mayo de 2009 cuatro puntos, pasando del 10% al 14% de los envases recetados por el Servizo Galego de Saúde (Sergas). Así lo anunció ayer la conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, durante la presentación de la nueva fase de la campaña de promoción de este tipo de fármacos.

Desde la puesta en marcha de la iniciativa en mayo de 2009 el incremento pasó del 1% a cuatro puntos anuales. El aumento fue mayor en la prescripción electrónica, donde los genéricos alcanzaron el 22% de las recetas. A pesar del incremento, Galicia sigue lejos de la media estatal, del 21%, y de Andalucía, la comunidad que más genéricos receta, que llega casi al 30%.

El aumento de medicinas sin marca ahorra al Sergas un millón de euros

La prescripción de estos medicamentos depende solo del médico

Durante el período de vigencia de la campaña el Sergas ha ahorrado más de un millón de euros. Sin embargo, el gasto farmacéutico no disminuye, algo que la conselleira atribuyó a la prescripción de medicamentos caros y por el alto coste de los fármacos más innovadores.

La iniciativa del Sergas promociona un número reducido de medicamentos que se incrementa cada trimestre. Con la nueva fase serán 15 los fármacos con los que se hará campaña entre los médicos para incentivar su uso. Entre ellos hay antibióticos, antidepresivos, analgésicos y medicamentos contra la hipertensión o la arteriosclerosis. Según los datos de la consellería, de recetarse los tres nuevos genéricos incluidos en la campaña y no los equivalentes de marca se ahorrarían 1.147.000 euros al mes.

Además de esta iniciativa la Consellería de Sanidade llevará a cabo otras medidas para reducir el gasto sanitario, como la prescripción "por principio activo". Este método consiste en recetar no una marca de medicamento, sino el compuesto que produce sus efectos. De esta forma, una vez en la farmacia al paciente se le dará el medicamento más barato que contenga ese principio activo.

El Sergas ya aplica este sistema a 120 principios activos de los más de 2.000 que se comercializan en España, y cualquier médico puede incluirlo en las recetas del resto de medicamentos. Solo con esos 120 la Xunta ahorró 200.000 euros en más de 11.000 recetas.

La consellería creará también un Catálogo Priorizado de Recursos Farmacoterapéuticos do Sergas, con el que busca definir las prioridades de elección de los medicamentos más baratos en función de las enfermedades, para lo que buscará la colaboración de las organizaciones de médicos y farmacéuticos.

La consellería centra todos sus esfuerzos en los profesionales porque de ellos depende el medicamento que se receta. Organizaciones como la Plataforma Non Grazas denuncian que las grandes farmacéuticas presionan a los médicos para que no receten genéricos financiando los cursos y congresos que sirven de formación continua a los facultativos.

Los medicamentos genéricos son más baratos que los de marca al estar libres de patentes, por lo que de aumentar su consumo se reducirían los beneficios de las farmacéuticas que los fabrican.

Pilar Farjas evitó pronunciarse sobre si se mantendrá el porcentaje del presupuesto de la Xunta que se dedica a la sanidad, y se remitió a las palabras del presidente en el Pleno de esta semana, que aseguró que se mantendría el peso relativo de las políticas sociales, que incluyen, además de la atención sanitaria, la educación y la dependencia. Farjas se limitó a decir que están trabajando con la Consellería de Facenda para aplicar políticas de eficiencia, como bajar el gasto telefónico y energético o seguir "una buena gestión de recursos humanos" para garantizar el funcionamiento del Sergas pese a los recortes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2010