Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rus se opone a una propuesta que rechaza el almacén nuclear en Zarra

Martínez: "Es una resolución tibia que no es lo que reclamaban los vecinos"

De haber caído uno del cielo a la sesión plenaria de ayer de la Diputación de Valencia no hubiese entendido por qué PP y PSPV-PSOE no se ponían de acuerdo. Los socialistas presentaron una moción para que la Corporación mostrase "su rechazo a la posible instalación en el municipio de Zarra [a unos 100 kilómetros de Valencia] de un almacén de residuos nucleares". El equipo de gobierno, comandado por el popular Alfonso Rus, contrapuso: "La Diputación muestra su apoyo a la plataforma [Anti Almacén Temporal Centralizado (ATC) en Zarra]" ante su posible instalación. Al final, el PP sacó adelante su opción.

La diferencia existe. El texto popular evitó un rechazo expreso al almacén y Rus atacó al líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, por "no mandar nada". "Porque si mandase algo", reflexionó el presidente, "se iría a Madrid, tomaría un café con el ministro de Industria y le diría [golpe en la mesa] que en mi casa no se pone el almacén". Rus presentó el conflicto del silo nuclear como una posibilidad que tiene el PSPV de probar su fuerza.

El presidente de la Diputación Obvió, sin embargo, que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, es el único mandatario autonómico que no se ha opuesto personalmente a la instalación. Los de Extremadura, las dos Castillas y Cataluña sí lo han hecho, lo que supone un inconveniente importante para cuando el comité interministerial decida su ubicación final. Carmen Martínez, portavoz socialista adjunta, lamentó que se trate de "una resolución tibia de apoyo a los integrantes de la plataforma, que no es en ningún caso lo que el colectivo reclamaba".

El portavoz de la plataforma Anti ATC, Pepe Cerdá, declaró tras conocer la resolución del pleno que les "gustaba" más la opción socialista. Cerdá aclaró que el texto popular es tan "descafeinado" como el apoyo expresado hace semana y media por el consejero de Infraestructuras, Mario Flores y por la portavoz del Consell, Paula Sánchez de León.

Rus insistió en que él sería "el primero" en encabezar una manifestación en Madrid contra el silo nuclear, pero que "el PP no pinta nada" pues "decide el Gobierno". Repetía Rus la idea hasta que Rafael Rubio, portavoz socialista, le interrumpió: "¿Y Camps respalda lo que usted dice?" Trifulca. "Camps es Camps", respondió el presidente, "y decide el Gobierno de España".

Adiós a Terra i Mar

La Diputación de Valencia financia un patronato de turismo, Valencia Terra i Mar, cuyo cometido es la promoción de la capital valenciana y su provincia. "Se trata de una marca consolidada", comentó ayer el presidente de la Corporación, Alfonso Rus, "pero no se sabe de qué".

Luis Martí, secretario general de la Unión Hotelera de la Provincia de Valencia, declaró esta misma semana que Valencia necesita una marca turística que ayude a "anclar la imagen que se da de la ciudad en los grandes eventos". Rus se mostró ayer de acuerdo: "A un señor de Santander le dicen Terra i Mar y dirá, ¿dónde está eso?". El popular encomendó a su diputado de Turismo, Isidro Prieto, la tarea de "estudiar" la refundación del patronato. "Usted", le espetó, "tiene que ponerse manos a la obra para vender Valencia y su provincia". Prieto, a quien Rus desautorizó hace unos meses al desbaratarle una subvención a una fundación sin actividad, quedó ayer de nuevo en evidencia. En su primera intervención en el debate del patronato, iniciada por el portavoz socialista Rafael Rubio, Prieto criticó que los hoteleros se hubiesen expresado en la prensa y no en las reuniones del patronato, donde tienen asiento. El diputado popular, a diferencia de Rus, que trató el problema y no las formas, arguyó que la reforma se trataría en la redacción del plan estratégico del patronato. Rus le metió prisa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2010

Más información